Mujer recupera su teléfono móvil 77 días después de …
Asambleístas se posesionan oficialmente este viernes…
OMS pide generalizar a menos de 30 km/h la velocidad…
¿OMS apoya dejar las mascarillas por el avance de la…
OMS pide a los países más ricos que donen dosis en v…
La Agencia Metropolitana de Tránsito y la Policía m…
Los bordadores de Llano Grande ya son patrimonio inm…
Cadena perpetua para mujer que maltrató hasta la mue…

El Centro recupera su categoría

Parte  de la plaza de San Francisco de Quito. El nuevo hotel forma parte de la rehabilitación urbana del sector de la 24 de Mayo.Fotos: Alfredo Lagla /EL COMERCIO

Parte de la plaza de San Francisco de Quito. El nuevo hotel forma parte de la rehabilitación urbana del sector de la 24 de Mayo.Fotos: Alfredo Lagla /EL COMERCIO

La casona, que perteneció a Dolores Gangotena y el ex presidente de la República Camilo Ponce Enríquez, había quedado abandonada.

En ese estado estaba hasta hace más de dos años, cuando Metropolitan Touring y el Grupo Futuro decidieron recuperarla para instalar en ella un nuevo hotel de primera categoría. La inversión fue de USD 7 millones.

El proyecto del Hotel Gangotena fue desarrollado por Pedro Jaramillo, proyectista y director arquitectónico; Suiker SA, en la construcción; Diego Arteta, en la arquitectura de interiores; José Antonio de la Cerda, en la gerencia del proyecto; y Fernando Hidalgo, en la fiscalización.

A este grupo, explica Jaramillo, se sumaron técnicos que dotaron al edificio de tecnología de punta: red inalámbrica, energía solar para el calentamiento de agua, reducción de sonido mediante vidrios con lámina ‘sound-control’, cable estructurado…

Se dotó al moderno hotel de ventilación, aire acondicionado y calefacción centralizados; sistemas de presión constante y de recirculación de agua, así como un sistema contra incendios acorde con las normativas local e internacional. La bombona de gas cumple con los requisitos de certificación internacional ASME.

Estas innovaciones se configuraron a través de un programa que permitirá que el hotel sea monitoreado constantemente desde un computador. Esto permitirá conocer desde los ingresos de personas y la temperatura de las habitación hasta detectar posibles inundaciones en las alcobas

El diseño combinó esta tecnología de punta con un celoso proceso de rehabilitación, que permitió recuperar la casi totalidad de la ornamentación original.

Se realizaron trabajos de restauración de los tumbados en latón, de las yeserías, los espejos y las molduras, las pinturas murales y los vitrales. Estos elementos, cuenta Jaramillo, fueron adaptados a la nueva geometría de la casa con un fin: dotarle de 31 habitaciones, cada una con su cromática marcada por los tumbados de latón o yeserías restaurados.

Asimismo, se han incorporado materiales como mármol de Carrara, para los baños, y mármol egipcio para las zonas públicas.

El proyecto incluye elementos que reemplazan todos los entrepisos de madera por novalosa con amarres estructurales de tensores. Asimismo, se realizó la recimentación de toda la edificación y la creación de un subsuelo, fundamental para la parte operativa del hotel: abastecimiento, almacenamiento, bodegas y personal.

El hotel cuenta con aéreas públicas de recepción, jardines de plantas locales, comedor y una terraza con una extraordinaria vista de la plaza de San Francisco.

La construcción ha durado casi tres años y ha generado empleo para cerca de 500 familias, con un índice de accidentes muy bajo debido al estricto respeto de normas de seguridad industrial.