En Quito aumentó la radiación solar, pero los solmáf…
Ecuador y Corea del Sur, en camino a un acuerdo comercial
Siniestro de tránsito en la av. Velasco Ibarra deja …
Incendio en vivienda y siniestro vial en Pastaza dej…
Centros comerciales de Quito registran fuerte movimi…
Muere alias 'El Pirata', jefe de grupo delictivo del…
EE.UU. autoriza a Chevron a reanudar sus operaciones…
Gobierno y oposición venezolana firman acuerdo para …

Alcobas para ‘romper el hielo’

Un sitio de relax.   Los vestíbulos o antesalas sirven para que los anfitriones den la bienvenida a sus visitantes.

Un sitio de relax. Los vestíbulos o antesalas sirven para que los anfitriones den la bienvenida a sus visitantes.

La antesala, estar o vestíbulo es un espacio interior en una vivienda que divide a los ambientes íntimos del área social, como la sala propiamente dicha, el comedor, la cocina, el estudio...

Son sitios de descanso que ocupan los visitantes para dejar el abrigo, la cartera, la bufanda o hacer una llamada antes de ingresar a la tertulia con el dueño de casa. Los constructores edifican estos sitios según el tamaño de la vivienda.

El arquitecto Ramiro Soasti explica que el tamaño de la antesala se construye en forma proporcional al metraje de la vivienda. Por ejemplo: en una casa de 100 m² de construcción se puede edificar un espacio de unos 8 m². Y en una casa de 200 m² de construcción se puede tener una antesala de 18 m².

Estos lugares pueden servir también como eje de circulación y sirve para relacionar a visitantes y propietarios.

En otras palabras: es el sitio ideal para ‘romper el hielo’.

Una antesala puede tener una mesa pequeña, un teléfono, floreros, percheros, espejos, consolas, bodega, cuadros, entre otros. “La idea es brindar calidez al espacio para dar la bienvenida al visitante”, dice Soasti.

Esta zona tuvo una gran importancia en las viviendas de antes.

En esos tiempos las casas tenían zaguanes o corredores que eran usados como antesalas. En la actualidad todavía se conservan estos ambientes.

En Quito y en los valles los constructores aprovechan estos espacios para crear un plus en el diseño del proyecto. Según el Arq. Ignacio Caiza, es confortable y acogedor ingresar a una vivienda y llegar a la antesala.

La capacidad económica de quien va a construir la antesala en una vivienda es un factor limitante. Por lo general, las personas de clase media alta y alta acceden a estos espacios. “Es un lujo disponer de estas zonas en una casa”, afirma Caiza.

Y aunque hoy los inmuebles se han achicado, en las casas que sí pueden tener un vestíbulo o una antesala, estos realzan la estética en grado sumo.

Para quienes tienen una antesala, esta puede servir como un filtro de temperatura. Así, añade Santacruz, en una reunión social antes de salir a la calle, las personas pueden permanecer en dicho espacio y no recibir el cambio brusco del clima al salir.