12 de agosto de 2018 00:00

Concentración de gases contaminantes aumenta

La contaminación del aire en China alcanzó récords  en 2016 y 2017. Foto: AFP

La contaminación del aire en China alcanzó récords en 2016 y 2017. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Isabel Alarcón

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las víctimas mortales y los daños materiales que dejaron las intensas olas de calor registradas esta semana en Europa dan un indicio de que en este 2018 podrían repetirse los niveles récord que se alcanzaron durante el 2017, y que colocaron a ese año como uno de los tres más calurosos desde 1880.

Que cada año se incremente la temperatura global, al igual que la presencia de gases de efecto invernadero, es una de las mayores preocupaciones de la comunidad científica actualmente.

El informe anual de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA) y la Sociedad Estadounidense de Meteorología muestra que durante el 2017 la temperatura promedio en la superficie superó en 0,48 grados a la media del período de referencia 1981-2010.

En este trabajo, que utilizó contribuciones de más de 500 científicos de 65 países, se evidencia que la concentración media de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera alcanzó una cifra que no se había registrado en800000 años.

Hace una década la concentración de este gas de efecto invernadero era de 385 partes por millón en la atmósfera. En el 2016 se creía haber alcanzado un récord al registrar 403 ppm, pero el año pasado la cifra subió a 405 ppm, cuando se estima que lo recomendable es un límite de 350 ppm.

El CO2 es uno de los principales gases asociados con el calentamiento global, junto con el óxido de nitrógeno y el metano, que también alcanzaron niveles superiores a los que se habían obtenido en años previos.

Greg Johnson, oceanógrafo de NOAA, explicó durante la rueda de prensa de presentación del informe, que aunque la concentración de gases de efecto invernadero no aumentara en el futuro, con los niveles actuales bastará para que la atmósfera continúe con altas temperaturas durante los próximos 20 a 100 años.

Juan Carlos Avilés, presidente del Colegio de Ingenieros Ambientales, dice que los efectos del aumento de gases de efecto invernadero ya se están viendo en la actualidad en el mundo, con fenómenos como el deterioro ambiental, cambios en patrones de precipitación, incremento en el nivel del agua de los océanos y efectos extremos de comportamiento climático.

Según el estudio, en el 2017 varias zonas de algunos países de la región, como Venezuela, experimentaron lluvias e inundaciones más fuertes que en el pasado. Mientras tanto, Argentina, Uruguay, España, Bulgaria y México reportaron niveles récord de temperatura.

Para Avilés, en Ecuador se están haciendo avances positivos para reducir las emisiones de gases contaminantes y combatir el cambio climático, a través de iniciativas como el proceso de formulación de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés).

Esta acción es parte de los compromisos del Acuerdo de París para mantener el incremento de la temperatura global por debajo de los 2°C, hasta finales de siglo, y mejorar las capacidades de adaptación al cambio climático.

Según la Tercera Comunicación Nacional del Ecuador a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el sector energía es el que genera el mayor aporte de emisiones de gases de efecto invernadero en el país. Dentro de este sector, el transporte ocupa el primer lugar de las emisiones, con el 45,16%.

Avilés explica que en Quito se puede ver esta problemática. Las concentraciones en la atmósfera de material particulado fino (PM2,5) es uno de los mayores problemas de la ciudad y está asociado al uso de diésel en automotores.

René Parra, docente de la Universidad San Francisco de Quito, explica que la altitud de la capital condiciona en alto grado que las emisiones de este y otros contaminantes sean altas. Al haber en promedio un 25% menos de oxígeno en la atmósfera, en comparación con ciudades a nivel del mar, todo proceso de combustión es menos eficiente y genera mayores emisiones de contaminantes.

La concentración actual de CO2 en el mundo -dice- aún no
está lejos del límite requerido para cumplir con la meta del Acuerdo de París. Por ello es necesario emprender con acciones en todos los ámbitos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)