19 de enero de 2019 00:00

La comunidad de San Pablo mueve una red de turismo 

Los integrantes de la Red de Turismo Lago San Pablo ofrecen caminatas a los atractivos como el tradicional árbol de El Lechero, en Pucará Alto

Los integrantes de la Red de Turismo Lago San Pablo ofrecen caminatas a los atractivos como el tradicional árbol de El Lechero, en Pucará Alto. Álvaro Pineda / para El Comercio

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
José Luis Rosales

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Patricio Valenzuela aprovechó sus conocimientos en hotelería y paisaje que rodea a su propiedad en la comuna de Araque, en Otavalo, (Imbabura) para instalar una casa de huéspedes.

Green House Araque Inn está ubicado a los pies del volcán Imbabura y tiene una vista panorámica del lago San Pablo. El inmueble de dos plantas, de paredes de tono verde, está rodeado por pequeñas parcelas en donde se cultiva maíz.

Desde hace cinco años empezó a recibir a visitantes nacionales y extranjeros. Valenzuela lleva 21 de sus 37 años vinculado a la actividad del turismo. Antes de abrir su emprendimiento laboró en hoteles de Otavalo y Quito.

En el cuarto que era de su hija Edith adecuó la primera habitación para recibir huéspedes. Ahora posee cinco más. Esta es una de las 15 iniciativas que integran la Red de Turismo Lago San Pablo, que fue creada en abril del año pasado.

Entre sus integrantes están propietarios de casas de alojamiento, talleres de bordado, gastronomía andina, piscina y un centro para medicina ancestral. Estos sitios están diseminados en las parcialidades de Araque, San Pablo y Angla.

La organización busca promover los atractivos naturales, culturales e históricos de esta zona en la que habitan indígenas Otavalo, Kayambi y mestizos, comenta Luis Antamba, dirigente de esta red.

Los turistas pueden caminar por senderos, visitar huertas orgánicas, recorrer en bicicleta o ascender al ‘Taita’ Imbabura, como le llaman al volcán los kichwas de la zona.

Antamba es propietario de la Casa de Luis. Este otro sitio de hospedaje tiene capacidad para 24 personas. Entre las actividades que ofrece a sus visitantes están los tour guiados.

Uno de ellos es un paseo en bote por el lago San Pablo. En la travesía, que tiene una duración de 40 minutos, Antamba relata en español o inglés leyendas indígenas sobre el origen de este complejo lacustre y el mítico árbol de El Lechero, situado en la loma de Pucará Alto, una parcialidad vecina.

También se puede realizar excursiones a montañas vecinas. Hay recorridos que duran entre cuatro y ocho horas. En Angla, Rosa Colta realiza demostraciones de medicina ancestral a los viajeros. Es partera y curandera y dirige la Asociación de Mujeres Pachamama, que posee un huerto de plantas medicinales.

Los viajeros también pueden degustar de una variada gastronomía. El menú depende de cada establecimiento. Hay sopas de quinua, locro de papa, zuquini y zanahoria. Mientras que, en platos fuertes, se ofrece trucha y pollo a la plancha, tortillas de papa, chuletas, entre otros.

A Gildardo Restrepo, oriundo de la ciudad Cali, Colombia, lo que más le agradó fue el ambiente familiar en Araque. En compañía de su esposa y un hijo recorrió varias ciudades de la Sierra. Uno de los últimos sitios que visitó antes de volver a su país fue Otavalo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)