Lenín Moreno condecoró a embajadores de EE.UU. y Perú
COE de Guayaquil anunciará nuevas medidas tras el fi…
Concejala Andrea Hidalgo reclama por difusión de men…
Nuevo circuito de transporte municipal traslada pasa…
89 personas con cáncer no cuentan con medicinas desd…
Bus y autos quedan atrapados en una vía por inundaci…
Zaida Rovira se posesionó en el cargo que ocupaba el…
Jaime Nebot: Hubo ‘una larga conversación̵…

Así luce el cometa Neowise y su brillante estela, visibles a simple vista desde la Tierra

El paso del cometa Neowise, que protagonizó el cielo nocturno de Alemania, el 12 de julio del 2020. Foto: AFP

El paso del cometa Neowise, que protagonizó el cielo nocturno de Alemania, el 12 de julio del 2020. Foto: AFP

El paso del cometa Neowise, que protagonizó el cielo nocturno de Alemania, el 12 de julio del 2020. Foto: AFP

El cielo del hemisferio norte ofrece este verano un espectáculo poco habitual: el cometa Neowise se puede observar a simple vista, un fenómeno que no se producía desde hace más de 20 años.

Descubierto a finales de marzo por el satélite Neowise de la NASA, el cometa comenzó a ser visible a simple vista el 3 de julio del 2020 al alcanzar su perihelio, el punto de su órbita mas cercano al Sol, en este caso a 50 millones de kilómetros, explicó el lunes a la AFP Lucie Maquet, astrónoma del Observatorio de París-PSL.

A medida que se acercan al Sol, el hielo de los cometas se sublima en gases, creando una larga estela que refleja la luz.

“Es bastante raro ver tan bien las cometas. El último que se vio a simple vista fue Hale-Bopp en 1997”, dice la astrónoma.

El cometa Neowise -visible desde la Tierra- iluminó el cielo de la ciudad alemana Kreva el 13 de julio del 2020. Foto: AFP

Neowise es visible desde cualquier parte en el hemisferio norte, incluso en Ecuador, a condición de que el cielo esté despejado. Hay que mirar hacia el noreste, entre las constelaciones de Delfín y la Osa Mayor, en el lado opuesto del mango de la “cacerola”.

Los cometas son cuerpos formados por hielo, rocas y materiales orgánicos, y provienen de los confines del Sistema Solar: el cinturón de Kuiper, o quizás todavía más lejos, de la nube de Oort, que son ambos concentraciones de pequeños cuerpos celestes.

Neowise
describe una gran elipse en torno al Sol y su órbita le insume 6 765 años, es decir que su última visita a las cercanías de la Tierra fue anterior a la invención de la escritura en la Mesopotamia

El fenómeno será visible hasta finales de julio aunque irá perdiendo poco a poco la luminosidad a medida que se aleja del Sol.