20 de junio de 2019 08:44

El colectivo ecologista Extinction Rebellion acampa ante el Parlamento para salvar al planeta

Varios miembros del grupo Extinction Rebellion portaron un amplio cartel verde que decía "rebelde por la vida" y lo desplegaron en la calle donde está el museo Tate Britain. Foto: EFE.

Imagen referencial. El grupo Extinction Rebellion permanece a los pies del Parlamento escocés para exigirle a su gobierno que combata la emergencia climática.  Foto: EFE.

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La pancarta reza: "Acción inmediata" y está desplegada en la montaña que flanquea el Parlamento escocés, avisa de algo inusual. Los alrededores del edificio más importante de la región están tomados este jueves 20 de junio del 2019 por el campamento ecologista que exige al Gobierno combatir la emergencia climática.

Pese a contar con los objetivos climáticos más ambiciosos del Reino Unido, el grupo ecologista Extinction Rebellion cree que el Ejecutivo escocés puede adoptar medidas más radicales y adelantar a 2025 la meta de reducir a cero las emisiones contaminantes en 2045.

Esta semana es clave porque el Parlamento escocés debate la nueva ley sobre el clima, que recogerá como medida principal la eliminación de gases de efecto invernadero, y Extinction Rebellion quiso hacerse oír a través de "acciones directas no violentas".

Además de la acampada, protagonizaron cortes de calles, que se zanjaron con trece detenciones, y protestas pacíficas como la de hoy jueves ante el Parlamento, en que varias personas escenificaron la muerte de la Tierra bailando y yaciendo en el suelo bajo el lema "En un planeta muerto no se puede bailar".

Katy Smith, miembro de Extinction Rebellion, atendió a EFE en el campamento, tras pasar la noche en la comisaría, coordinando el apoyo a los detenidos que fueron puestos en libertad bajo fianza.

"Estamos aquí porque se está debatiendo la nueva ley sobre el clima, que es la primera que se aprobará después de que Escocia declarara la emergencia climática, pero pensamos que no refleja una emergencia ni el hecho de que la temperatura del planeta tiene que mantenerse por debajo de 1,5 grados", afirmó Smith.

Para esta joven, que trabaja en un hospital psiquiátrico de Edimburgo, es urgente que el Gobierno de la nacionalista Nicola Sturgeon "hable de lo que realmente es: una emergencia climática".

Escocia se comprometió a reducir los gases de efecto invernadero cinco años antes que el resto del Reino Unido, siguiendo las recomendaciones del Comité de Cambio Climático, que considera que tiene un número mayor de sitios para capturar y almacenar el dióxido de carbono y una vasta superficie para plantar árboles.

"Contamos con el conocimiento, la experiencia en energías renovables y las posibilidades de inversión; por tanto, Escocia debe liderar la lucha contra la crisis climática. Queremos una ley radical que sitúe el listón bien alto a otros países", apuntó Smith.

Mientras habla, un grupo sube a Arthur Seat, la colina que rodea al Parlamento, para desplegar la pancarta que urge a la acción y a pocos metros, otros se encargan de limpiar las ollas y los cacharros con los que la asociación de ayuda a los refugiados Refugee Comunity Kitchen prepara la comida de los acampados.

Más allá, unas siete personas elaboran una escultura hecha a partir de desechos de plástico y restos de basura en la denominada como "zona de arte", mientras otro grupo celebra una asamblea sobre comida y crisis climática, ante la mirada de los que simplemente leen o conversan alrededor de las tiendas de campaña.

Son muchos los ciudadanos que se acercan hasta el campamento y se interesan por sus variadas actividades, que incluyen talleres de yoga, masaje o baile. Es el caso de Michael Macleon, estudiante de arte en la capital escocesa.

Él no duerme en el campamento, pero estuvo involucrado en sus talleres y participó en la protesta de este jueves ante la Cámara.

"Es como si se estuviese quemando tu casa y dices bueno, ya haré algo mañana. Es necesario que el Gobierno haga algo de forma inmediata", dijo a EFE. 

Otra de las demandas de Extinction Rebellion es la creación de una asamblea ciudadana, formada por gente seleccionada al azar entre todos los sectores de la sociedad, que tenga acceso a información científica y cuente con el asesoramiento de expertos para poder tomar decisiones en materia climática.

Smith se emociona al explicar cómo el campamento surgió de la voluntad de los activistas de emprender acciones que sirvan para visibilizar la urgencia de parar "la gran cantidad de muertes que ya están asociadas a la emergencia climática".

"Es muy bonito ver que el miedo a lo que pueda pasar se ha convertido en algo tan bonito, tan lleno de alegría", sostuvo la activista.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)