7 de septiembre de 2018 00:00

El terror de Warren continúa en expansión en 'La Monja'

Taissa Farmiga es la hermana Irene, una novicia perseguida por visiones. Foto: IMDb.

Taissa Farmiga es la hermana Irene, una novicia perseguida por visiones. Foto: IMDb.

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Fernando Criollo
Redactor (I)
fcriollo@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El universo cinematográfico Warren extiende sus fronteras con el estreno de ‘La Monja’, un thriller de horror que explora otro oscuro rincón de la franquicia creada hace cinco años por el director y productor James Wan.

Vestida con velo y hábito de monja, la demoníaca criatura que acosó a Lorrein Warren en ‘El Conjuro: el caso Enfield’ y que también dejó sentir su presencia en ‘Anabelle: la creación’ ahora es el personaje central de esta película de origen.

El director Corin Hardy es el encargado de construir una nueva sección del universo Warren, a partir del guion de Gary Dauberman, un escritor muy familiarizado con los ambientes y personajes de la saga tras haber firmado el libreto de ‘Anabelle’ y ‘Anabelle 2’.

La historia lleva al espectador hasta la mítica Transilvania, en la Rumania de los años 50, donde una monja se ha suicidado en un viejo castillo convertido en abadía por la Iglesia Católica. El Vaticano envía al padre Burke (Demián Bichir) y a la hermana Irene (Taissa Farmiga) a investigar el hecho.

Ambos toman contacto con un lugareño que se hace llamar ‘Franchie’ (Jonas Bloquet), con quien se inicia un juego de preguntas y respuestas que servirá como presentación de los protagonistas, con un sacerdote que arrastra la culpa de sus errores pasados, una novicia que ha encontrado en el servicio religioso cierto alivio a las visiones que la atormentan y un campesino supersticioso y con un misterioso pasado.

Video: YouTube, cuenta: Warner Bros. Pictures Latinoamérica.

Al llegar se darán cuenta que la muerte de la monja es solo una parte de los oscuros y profanos secretos que guarda el convento. Bichir y Farmiga luchan por ser convincentes con dos personajes que podrían tener más matices y conflictos.

‘La Monja’ le saca provecho a cada rincón, sombra y textura que pueden ofrecer las locaciones, con el que se consigue una impresión estética de los clásicos de terror. En ese escenario, Bonnie Aarons, en el papel de la monja que oculta al demonio Valak, será la clave de los momentos más impactantes de la cinta.

Sin embargo, director y guionista dejan pasar la oportunidad de darle al personaje una historia que le haga justicia y se rinden a la comodidad de los lugares comunes y las fórmulas genéricas del terror. ‘La Monja’ asusta con una sucesión de escenas acuñadas en el golpe de efecto, pero no alcanza las cuotas de terror de las cintas dirigidas por Wan.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (0)