16 de January de 2012 11:32

La variedad facial de los primates en América tiene una función social, según estudio

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La notable variedad facial de los primates de América, estudiados con detenimiento por un grupo de biólogos de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), tiene relación con el grupo donde viven y el uso de las expresiones en la comunicación.

Como “detectives de la evolución”, los científicos estudiaron un grupo de 129 primates adultos de América Central y Sudamérica, cuyos rostros fueron cambiando en los últimos 24 millones de años.

“Si uno mira los primates del Nuevo Mundo, impresiona de inmediato la rica variedad de caras”, dijo el profesor Michael Alfaro, uno de los autores del estudio publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B.

“Se ven caras de un color rojo brillante, bigotes, mechones de pelo y mucho más. Hay preguntas aún sin responder sobre cómo evolucionan los rostros, y qué factores explican los rasgos faciales. Tenemos orientación visual, y recibimos mucha información a partir de la cara”, explicó.

Algunos de los primates estudiados son solitarios, en tanto otros viven en grupos de varias decenas o centenas de ejemplares.

Para estudiarlos, los biólogos dividieron cada cara en 14 regiones, codificaron el color de cada parte (incluyendo la piel y el pelo), estudiaron los patrones y la anatomía y le dieron un “puntaje de complejidad”. “Descubrimos un fuerte apoyo a la idea de que si las especies viven en grupos grandes sus rostros se vuelven más simples, más planos”, dijo Sharlene Santana, especialista en biología de la evolución.

“Pensamos que esto se relaciona con su habilidad para comunicarse utilizando expresiones faciales. Una cara más plana permite que el primate transmita expresiones más fácilmente”, agregó.

“Los humanos tenemos caras bastante sencillas, lo que nos permite ver las expresiones faciales más fácilmente que si tuviéramos, por ejemplo, muchos colores en el rostro”, precisó.

La conclusión resultó una sorpresa para los propios científicos: “Al principio pensamos que sería al revés. Uno creería que en grupos más grandes habría más variación facial para permitir la mejor identificación de cada miembro. Pero no es lo que encontramos: las especies que viven en comunidades más grandes tienen individuos más próximos entre sí y tienden a usar las expresiones faciales más que las especies que viven en grupos pequeños”. “Si uno está altamente socializado -comentó Jessica Lynch Alfaro, directora asociada del Instituto para la Genética y Sociedad de la UCLA- entonces las expresión facial tiene más importancia que tener un patrón complejo en el rostro”.

Los científicos también descubrieron que si una especie vive más cerca del Ecuador, la piel y el pelo en torno a los ojos se vuelve más oscura.

Asimismo quienes viven en ambientes húmedos y selvas tienen más oscuras las regiones de la cara en torno a la nariz y la boca, en tanto quienes viven más lejos del Ecuador tienen pelo facial más largo, tal vez para regular la temperatura corporal.

Los hallazgos sugieren, explicó Alfaro, que la necesidad de generar expresiones faciales unívocas, no ambiguas, es un factor importante en el modelado del rostro humano.

“Los humanos no tienen todos esos elaborados ornamentos faciales, pero sí la habilidad de comunicarse visualmente con expresiones del rostro. ¨La menor complejidad en el color crea un fondo plano para que las expresiones visuales se transmitan con más facilidad? Esa es la idea que estamos examinando”, concluyó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)