¿Quién es ‘Leandro’, presunto ‘nar…
La ONU espera elecciones colombianas libre de violencia
Tres personas, incluido un militar, son procesadas p…
Estas son las organizaciones políticas que quieren i…
Argentina confirma segundo caso de viruela del mono
Ecuador adelanta ‘importante’ proceso de…
Donald Trump obvió el papel de las armas en el tiroteo
Prisión preventiva contra tres mujeres por asesinato…

El té verde puede dificultar la digestión de los carbohidratos

El  té verde puede interferir en la absorción del almidón, un carbohidrato presente en el pan, el arroz y las papas. Foto: Pixabay.

El té verde puede interferir en la absorción del almidón, un carbohidrato presente en el pan, el arroz y las papas. Foto: Pixabay.

El té verde puede interferir en la absorción del almidón, un carbohidrato presente en el pan, el arroz y las papas. Foto: Pixabay.

Un grupo de científicos ha relacionado el consumo de té verde, conocido por sus propiedades antioxidantes, con la dificultad para digerir los hidratos de carbono, según un estudio difundido este 30 de julio en ‘Scientific Reports’, del grupo editorial ‘Nature’.

La investigación, de carácter preliminar y liderada por el gastroenterólogo Jaroslaw Walkowiak de la Universidad de Ciencias Médicas de Poznan (Polonia), demostró que el consumo elevado de té verde puede interferir en la absorción del almidón, un carbohidrato presente en el pan, el arroz y las papas, entre otros alimentos.

Walkowiak y su equipo sometieron a estudio a 28 personas, con edades comprendidas entre los 19 y los 28 años, a las que pidieron permanecer en ayunas durante 12 horas. Después de ese tiempo, los participantes consumieron una comida consistente en cereales, fuente de almidón, y se les dio una pastilla de té verde o de placebo, aleatoriamente.

Mediante el test del hidrógeno espirado, un tipo de prueba del aliento, los investigadores comprobaron cómo aquellos sujetos que habían consumido la dosis de té verde presentaban más dificultades en la digestión y absorción del almidón que aquellos que habían tomado el placebo.

En ese sentido, los científicos puntualizan que la alta dosis de té verde administrada a los sujetos (correspondiente a varias tazas) no se corresponde con un consumo estándar diario, con lo que los efectos potenciales de la infusión sobre el organismo deberían ser menos pronunciados. Asimismo, apuntan que se requieren investigaciones más exhaustivas para determinar el mecanismo por el que el té verde incide en la digestión y la importancia clínica de sus elementos químicos.