Eckner Recalde no podría regresar a su trabajo en el…
Fiscalía investiga a personal de aerolínea que gesti…
Implicados en balacera de Guayaquil tenían orden de …
El Día Mundial sin auto se recordó en diferentes sec…
Tres personas heridas en choque entre un bus y un ca…
Rubén Alemán rehabilita a las tortugas marinas del Ecuador
De Manabí para el mundo; la Caña Manabita se exporta…
El volcán de La Palma sigue en erupción mientras la …

Fracasa el intento japonés de poner en marcha un recolector de basura espacial

El cable electrodinámico está fabricado con filamentos de acero y de aluminio y fue diseñado con la ayuda de un fabricante de redes de pesca.

El cable electrodinámico está fabricado con filamentos de acero y de aluminio y fue diseñado con la ayuda de un fabricante de redes de pesca.

El cable electrodinámico está fabricado con filamentos de acero y de aluminio y fue diseñado con la ayuda de un fabricante de redes de pesca. Foto: Agencia AFP

La agencia espacial japonesa (Jaxa) anunció este lunes 6 de febrero de 2016 el fracaso de su intento de poner en marcha un sistema para recolectar la basura espacial creada por el hombre, como los restos de satélites o cohetes.

En diciembre fue lanzada una nave con suministros con destino a la Estación Espacial Internacional (ISS), que también incorporaba una especie de soga de 700 metros que tenía que desplegarse y desplazar los desechos.

“Creemos que la soga no se desplegó”, dijo a la prensa este lunes 6 de febrero de 2017 el investigador Koichi Inoue, responsable del proyecto. “Naturalmente es una decepción terminar la misión sin alcanzar sus principales objetivos”, añadió.

El cable electrodinámico está fabricado con filamentos de acero y de aluminio y fue diseñado con la ayuda de un fabricante de redes de pesca. Según las previsiones de los científicos, el cable debía generar electricidad balanceándose en el campo magnético terrestre y frenar así el movimiento de los desechos, que luego empezarían a descender progresivamente hasta entrar en la atmósfera y quemarse sin llegar a la superficie de la Tierra.

Esta misión debía ser una prueba para construir una soga mucho más larga (de entre entre 5 000 y 10 000 metros) para limpiar más eficazmente el espacio cercano. Se calcula que hay más de 100 millones de desechos de todo tipo orbitando alrededor de la Tierra, lo que constituye un riesgo para el futuro de la exploración espacial.

El año pasado, la agencia espacial japonesa ya tuvo que abandonar su satélite Astro/Hitomi que de golpe dejó de transmitir información. Hace poco intentó lanzar un pequeño cohete experimental al espacio, pero poco después dejó de comunicarse con la Tierra y hubo que abandonar la misión.

Suplementos digitales