Volcán Sangay emite nube de ceniza este 29 de noviembre
Pico y placa en Quito: Restricciones para este marte…
La minoría está a un voto de tomar control del Conse…
El arte y la gastronomía quiteña son plasmadas por d…
Disneyland Shanghái cierra por covid después de cuat…
Resumen de la jornada noticiosa de este 28 de noviembre
Argentina reporta su primera muerte por viruela del mono
Fiscalía formula cargos por terrorismo a siete invol…

La pandemia pone en peligro los sistemas de observación meteorológica

Imagen satelital del huracan Hermine aproximándose a la costa occidental de la Florida (EE.UU.). Foto: EFE

Imagen satelital del huracan Hermine aproximándose a la costa occidental de la Florida (EE.UU.). Foto: EFE

La observación meteorológica se ve disminuida con la atención que se pone sobre la pandemia del coronavirus. Foto: EFE

La ONU advirtió este jueves 7 de mayo de 2020 que la disminución del tráfico aéreo provocada por el nuevo coronavirus afecta la recogida de información de fenómenos meteorológicos como lo huracanes.

Desde que empezó la pandemia, el número de medidas tomadas por los aviones comerciales retrocedió entre un 75 y un 80% de media, y hasta un 90% en algunas regiones del globo, como en los trópicos o en el hemisferio sur.

“Cuando llega la temporada de huracanes en el Atlántico, la pandemia de covid-19 supone un desafío suplementario”, dijo el secretario general de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) , Petteri Taalas, citado en un comunicado.

“Por eso es esencial que los gobiernos presten atención a sus capacidades nacionales de alerta precoz y de observación meteorológica”, subrayó el responsable de esta organización de la ONU.

Los servicios y productos meteorológicos que los países ofrecen a sus ciudadanos se basan en el sistema mundial de observación de la OMM.

Este sistema reúne información gracias a 30 satélites meteorológicos, 200 satélites de investigación, más 10 000 estaciones meteorológicas en la superficie, mil estaciones aerológicas (en altitud) y 7 000 navíos.

A ellos se suman 3 000 aeronaves comerciales que miden los parámetros clave sobre la atmósfera, las tierras emergentes y la superficie de los océanos.