Gobierno y Frente Unitario de Trabajadores miden fue…
El seguimiento tras la vacunación a los niños es clave
Alcantarillado colapsó por las lluvias en La Armenia
Lasso ordena que todas las mercancías pasen por un s…
Sismo de 3.5 grados en Alausí se sintió en Guayaquil
Detienen en México a Rodrigo Granda, exlíder de las FARC
Audiencia contra Ola Bini se posterga nuevamente
Nueva York enfrenta brote de una enfermedad causada …

La NASA fue hackeada por una minicomputadora de USD 35

La NASA revela hackeo de su red informáticao desde una minicomputadora, que utilizan los niños en países de desarrollo para aprender a codificar. Foto: Twitter Jhonson Space Center

La NASA revela hackeo de su red informáticao desde una minicomputadora, que utilizan los niños en países de desarrollo para aprender a codificar. Foto: Twitter Jhonson Space Center

La NASA revela hackeo de su red informáticao desde una minicomputadora, que utilizan los niños en países de desarrollo para aprender a codificar. Foto: Twitter Jhonson Space Center

Un hacker se infiltró en la red informática de un centro de la NASA en 2018 con una minicomputadora de USD 35, obligando a la agencia estadounidense a desconectar temporalmente los sistemas de control de los vuelos espaciales del centro afectado.

El ataque comenzó en abril de 2018 y continuó durante casi un año en las redes del mítico Jet Propulsion Laboratory (JPL) en Pasadena (California), reveló el inspector general de la NASA en un informe publicado el 18 de junio del 2019.

Para realizar su hazaña, el atacante utilizó la minicomputadora Raspberry Pi, que se conecta a una televisión. Es utilizada principalmente por niños en países en desarrollo para aprender a codificar. La Raspberry Pi en cuestión, se conectó sin autorización al sistema JPL.

Según el informe, se robaron unos 500 megabytes de datos. El robo incluye dos archivos confidenciales. Uno de ellos contenía datos científicos obtenidos por el rover Curiosity, que se encuentra en Marte. Otro tenía datos relacionados con la ley de control de exportaciones para tecnologías que pueden ser utilizadas militarmente.

“Más importante aún, el atacante logró infiltrarse en dos de las tres redes principales del JPL”, detalla el informe. La falla provocó que la NASA temiera que el hacker pudiera introducirse desde el centro de California a otros dentro del país, incluido el Centro Espacial Johnson, en Houston, donde se encuentra la sala de control de la Estación Espacial Internacional y los vuelos estadounidenses.

Finalmente, ‘Houston’ se desconectó del portal JPL con el fin de evitar cualquier contaminación. En marzo del 2019, el centro aún no se había reconectado completamente.

Suplementos digitales