Bancos cubanos dejan de aceptar desde este lunes 21 …
Asamblea presenta agenda y reduce aforo para sesione…
Una niña fue salvada por su perro durante un intento…
Defensora del Pueblo subrogante pide que se investig…
Jorge Yunda sobre proceso de remoción: ‘No se …
Atacames se prepara para recibir a los viajeros por …
Valentina Zárate renunció a la Contraloría General d…
Cinco tramos de la vía Pelileo-Baños-Puyo cerrada al…

Exploran la desactivación de partículas del covid-19 a través de la luz ultravioleta

Investigadores exploran la desactivación de partículas del nuevo coronavirus a través de la luz ultravioleta. El estudio también determina la distancia social segura para que las personas eviten el contagio de covid-19. Foto: Pixabay

Investigadores exploran la desactivación de partículas del nuevo coronavirus a través de la luz ultravioleta. El estudio también determina la distancia social segura para que las personas eviten el contagio de covid-19. Foto: Pixabay

Investigadores exploran la desactivación de partículas del nuevo coronavirus a través de la luz ultravioleta. El estudio también determina la distancia social segura para que las personas eviten el contagio de covid-19. Foto: Pixabay

Investigadores de Italia exploran la desactivación de partículas del virus covid-19 a través de la luz ultravioleta (UV-C), utilizando un modelo numérico de supercomputadora de la difusión de las gotas de saliva producidas por la tos, según publican en la revista ‘Physics of Fluids’.

Una de las principales formas en que se transmite el covid-19 es a través de la difusión en el aire de microgotitas de saliva, por lo que es fundamental encontrar métodos para matar el virus en microgotitas en el aire.

La extrema confusión que abundó al comienzo de la pandemia sobre las distancias sociales seguras, el uso de máscaras y el comportamiento social inspiró a los investigadores de la Universidad Politécnica de Marche, que estaban intrigados por la difusión de las gotas de saliva, a buscar respuestas y formas de ayudar.

El 10 de marzo del 2021 se conoció que el investigador Valerio D’Alessandro y sus colegas han usado una supercomputadora para hacer un modelo numérico de las gotas de tos irradiadas con luz UV-C, con la que han explorado las distancias sociales necesarias para prevenir la transmisión del nuevo coronavirus.

Se centraron en la evolución de una nube de gotas de saliva, teniendo en cuenta la inercia, la flotabilidad y el peso de cada gota y su interacción aerodinámica con el medio ambiente.

“Estamos interesados en la posibilidad de desactivar las partículas de virus a través de la luz UV-C -explica D’Alessandro-. Entonces, exploramos la interacción de las gotas de saliva con una fuente externa de radiación UV-C, una lámpara“. La UV-C es una técnica germicida bien establecida porque interfiere con la replicación del ARN del virus.

“Los rayos UV-A y UV-B también matan los gérmenes y están presentes en los rayos del sol, pero con estos, se necesitan de 15 a 20 minutos para matar un virus -explica D’Alessandro-. Los rayos del sol desinfectan las superficies durante el verano, que es una de las razones por las que la transmisión se reduce entonces, pero no se puede utilizar para la desinfección en tiempo real. Por eso decidimos explorar el efecto de la radiación UV-C en los virus”.

El trabajo de los investigadores aborda puntos clave que aún no se comprenden por completo. Primero, determinaron que 1 metro de distanciamiento social no es completamente seguro para evitar la transmisión del virus. Esto es particularmente importante, porque esta es la regla de distanciamiento social en Italia y sus escuelas.

“Si bien 1 metro de distancia puede ser suficiente en una situación de uno contra uno, aún puede recibir gotas de tos desde el pecho hacia abajo -añade D’Alessandro-. Es necesario evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca con las manos. Descubrimos que 2 metros es una distancia mucho más segura”.

D’Alessandro y sus colegas enfatizan que las gotas más grandes viajan alrededor de 1 metro. A esta distancia, solo descubrieron gotas más pequeñas, que transportan una cantidad reducida del virus.

“Es importante enfatizar que estos resultados se obtuvieron sin ningún viento de fondo, y si este está presente, la distancia casi se duplica -prosigue-. Así que tenemos que usar máscaras faciales, especialmente cuando estamos muy cerca”.

También encontraron que “es posible reducir el riesgo de contaminación en aproximadamente un 50% cuando se irradian nubes de gotas de saliva con radiación UV-C, sin proporcionar una dosis peligrosa a las personas -apunta D’Alessandro-. Esto es de vital importancia, porque los sistemas de desinfección basados en UV-C no siempre son aceptables. La UV-C mata el virus, pero dosis más altas para los humanos pueden ser peligrosas“.

Se sabe que las altas exposiciones a los rayos UV-C causan tumores en la piel y los ojos. “Nuestro trabajo ayuda a corregir la comprensión del distanciamiento social seguro -destaca D’Alessandro-. Además, nuestros cálculos pueden ayudar a diseñar nuevos dispositivos de desinfección en tiempo real basados en UV-C que pueden reducir el riesgo de transmisión de covid-19 y otros virus en situaciones particulares, como cajeros de supermercados o personas en situaciones similares”.