Los operadores turísticos se preparan para iniciar l…
Concurso ¿Cómo cuido el Centro Histórico? de Quito y…
Ecuatoriana que pedía alimentos en región de Murcia …
Un hombre de 35 años es el primero en morir a causa …
Inauguran un busto de George Floyd en Nueva York con…
México suspende el regreso a las aulas en la capital…
Los centros comerciales de Guayaquil reciben un 30% …
Ecuador acumula 445 586 casos de covid-19 y más de …

Restos del cohete chino Larga Marcha 5B cayeron en el Océano Índico

El cohete Long March 5B despegó desde Wenchang, China, el pasado 29 de abril de 2021. Foto: archivo / Reuters

Los restos del cohete chino Larga Marcha 5B reentraron en la atmósfera terrestre a las 10:24 (02:24 GMT del domingo 9 de mayo del 2021) y cayeron a 72.47 grados de longitud este y 2.65 grados de latitud norte, anunció la Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China.

Las coordenadas quedarían entorno a las islas Maldivas en el océano Índico, al sur de la India, apunta la prensa local, mientras que el organismo asegura que la mayor parte de los restos se desintegraron al colisionar con la atmósfera terrestre.

El sitio web Space-Track del Escuadrón de Control Espacial estadounidense confirmó las coordenadas a través de un tuit.

El tamaño del objeto, con una masa estimada de entre 17 y 21 toneladas y un tamaño de aproximadamente 30 metros, y la velocidad a la que avanzaba -unos 28 000 kilómetros por hora- motivó la activación de varios de los servicios de vigilancia espacial más importantes del mundo, entre ellos el Pentágono o el Servicio de Vigilancia y Seguimiento Espacial de la Unión Europea (EUSST).

Esta agencia ya adelantó el pasado viernes que los restos del cohete caerían en una región de la Tierra cubierta en su mayor parte por el océano o áreas deshabitadas, y que la probabilidad estadística de un impacto en suelo en áreas pobladas era baja.

Una práctica ‘común’, según expertos chinos

China también aseveró el mismo viernes 7 que era “altamente improbable” que los restos del cohete causaran daños en su regreso a la Tierra, y que lo más plausible era que se desintegraran durante su reentrada a la atmósfera.

En ese sentido, el experto chino Song Zhongping comentó al diario Global Times que es “completamente normal” que restos de cohetes regresen a la Tierra, lo cual es “una práctica común que llevan a cabo muchos otros países, como por ejemplo Estados Unidos”.

Según este diario, el cohete estaba compuesto de “materiales livianos” y que, por tanto, “era de esperar que la mayor parte de los restos se desintegraran al entrar en contacto con la atmósfera”.

Estos días, los medios locales han acusado a la prensa extranjera de sensacionalismo y calificado las informaciones al respecto de “exageraciones que solo buscan desacreditar al país asiático”.

Fuertes críticas de la NASA

Algunos expertos consideraron los restos del Larga Marcha 5B -utilizado para lanzar al espacio uno de los módulos de la futura estación espacial china- como uno de los mayores trozos de escombros en regresar a la Tierra, y de ahí su vigilancia continuada.

También científicos estadounidenses criticaron que el programa especial chino permitiera el reingreso incontrolado de un cohete tan grande, y este 9 de mayo el administrador de la NASA Bill Nelson reprendió al país asiático por “no estar cumpliendo con los estándares de responsabilidad respecto a sus desechos espaciales”.

Las críticas vienen dado que esta familia de cohetes carece de un sistema de propulsión adicional que les permita regresar a una zona concreta de la Tierra, lo que ya provocó en el año 2000 que uno de ellos cayera en el océano Atlántico y sobre Costa de Marfil.

Tampoco es la primera vez que una nave china queda en el punto de mira de servicios de vigilancia de todo el mundo: en abril de 2018 el laboratorio orbital Tiangong 1, que estaba en desuso desde 2016 y que vagaba sin control, reentró en la atmósfera terrestre sobre el océano Pacífico sur.

“Los países con capacidades espaciales deben minimizar los riesgos para las personas y las propiedades de la reentrada de objetos espaciales, así como maximizar la transparencia sobre esas operaciones”, señaló Nelson en un comunicado.

Agregó que “es fundamental que China actúe de manera responsable y transparente para garantizar la seguridad, la estabilidad y la sostenibilidad a largo plazo de las actividades en el espacio exterior”.

Y es que el ambicioso programa chino tiene previstos hasta once lanzamientos de este tipo entre 2021 y 2022, a fin de completar la construcción de su estación espacial antes del comienzo de 2023.

De esas 11 misiones previstas entre este año y el que viene, cuatro serán tripuladas y otras cuatro serán de carga.

Según la agencia Xinhua, la estación espacial orbitará la Tierra a una altitud de entre 340 y 450 kilómetros, y está diseñada para durar unos 10 años, aunque los expertos confían en que pueda aguantar más de 15.

La estación espacial es solo una de las patas del programa espacial chino, que, por ejemplo, prevé llegar a Marte en las próximas semanas mediante la sonda Tianwen-1.