Metro deja insubsistente modelo de gestión aprobado …
Minga para recuperar el Centro Histórico de Quito el…
Ocho menores rescatados; eran obligados a trabajar e…
Armas, drogas y municiones decomisadas durante estad…
En un operativo en La Marín se hallaron objetos cort…
Pachakutik tuvo dos reacciones por decisión del Gobi…
La Conaie amenaza con aplicar justicia indígena a lí…
Gobierno de Lasso seguirá subsidiando los combustibles

Tres días de Inti Raymi se celebraron en el pueblo cañari

Los actos se realizaron en espacios arqueológicos con rituales, música y danza. Foto: Lineida Castillo/ EL COMERCIO.

Los actos se realizaron en espacios arqueológicos con rituales, música y danza. Foto: Lineida Castillo/ EL COMERCIO.

Los actos se realizaron en espacios arqueológicos con rituales, música y danza. Foto: Lineida Castillo/ EL COMERCIO.

Cada 21 de junio, los pueblos indígenas del Ecuador celebran el Inti Raymi, que representa el solsticio de invierno. Con rituales, música andina, danzas folclóricas y comida típica agradecen al Dios Sol por las cosechas de maíz.

Toda esa riqueza heredada de los Incas se vivió entre el viernes y ayer (22-24 de junio del 2018), en diferentes espacios arqueológicos patrimoniales de los cantones Cañar, Azogues y Suscal.

Uno de los lugares más visitados fue el Complejo de Ingapirca, en la parroquia del mismo nombre. Allí, al mediodía del viernes, 30 portadores de saberes ancestrales fueron reconocidos por mantener intacta la riqueza de su cultura.

En la tarde -con la presencia de las distintas comunidades y autoridades locales– se eligió a la Ñusta del Inti Raymi, entre cuatro candidatas del pueblo cañari. Ellas desfilaron en llamativos trajes que representaba a las Diosas del Sol.

En la segunda pasarela, con una danza, cada jovencita mostró las tradiciones que mantienen sus comunidades en la cosecha de maíz. El atuendo típico reflejaba la riqueza artesanal de su gente: pollera de lana, sombrero de paño, tupo, sarcillos, wallkarina (paño)…

Los imponentes rayos del sol de esa tarde impregnaban más brillo a los bultos de las espigas doradas de trigo que llevaban los tres danzantes en sus espaldas. Ellos acompañaron en los bailes a las candidatas.

Al final, Lady Chimborazo, de la comuna de Chuguín Grande, ganó como Ñusta del Inti Raymi. La jornada siguió con un festival de música andina que se extendió hasta pasada la medianoche.

El sábado hubo más alegría y color. Delegaciones de las 24 comunidades participaron en el desfile cultural mostrando algunas costumbres sobre la siembra y la cosecha heredadas de sus ancestros.

Por ejemplo, los hombres de Junducucho y de Quilloac cargaban en sus espaldas plantas de maíz con frutos, listos para ser cosechados; y las mujeres zapallos y sambos.

Algunos de estos frutos fueron colocados dentro de la chakana (cruz andina) para el ritual ceremonial que realizaron cinco yachacs. También hubo velas, pétalos de flores y plantas medicinales.

A partir de las 11:00 empezó el Festival de Música y Danza Folclórica que se extendió hasta ayer. Participaron más de 40 grupos de Cañar y de otras provincias del país.

En este lugar también se abrió una feria artesanal y gastronómica. Decenas de turistas (nacionales y extranjeros) acamparon en los alrededores. Para el alcalde de Cañar, Belisario Chimborazo, esto confirma que con esta celebración no solo revalorizan la cultura, sino que atraen al turismo.

Otro espacio donde se vivió el Inti Raymi fue en el parque patrimonial de Guantug de la plaza Cañari. La Unión de Pueblos, Comunas y Comunidades Campesinas de Cañar realizó desfiles, rituales, danzas, música y pampamesa.

La noche del viernes se eligió a la Ñusta, dignidad que recayó en Estefanía Pomaquiza, del cantón Suscal. El sábado los indígenas avanzaron hasta el mítico cerro de Narrío donde desarrollaron un ritual ancestral, con la participación de las comunidades de la organización indígena Tucaita.

En ese espacio llamó la atención la presencia de los adultos entonando música suave para atraer las energías de los dioses de la naturaleza, con el uso de instrumentos como la quipa, el tambor y la flauta.

Los presentes también aprovecharon para intercambiar conocimientos sobre la medicina ancestral y degustar exquisitos platos típicos preparados con trigo, choclo y otros granos que cultivan en la zona.

En cambio, en el imponente cerro de Cojitambo, Azogues, las organizaciones indígenas realizaron la duodécima edición de la Fiesta del Maíz. Allí también hubo rituales, se eligió a la Cholita del Maíz, exposiciones de granos y espectáculo de juegos pirotécnicos.

Suplementos digitales