19 de septiembre de 2015 00:00

El turismo agrícola se promueve en Cayambe

La visita a las plantaciones de rosas es uno de los principales atractivos que ofrece el Molino San Juan a turistas locales y extranjeros. Foto:  Galo Paguay/ EL COMERCIO.

La visita a las plantaciones de rosas es uno de los principales atractivos que ofrece el Molino San Juan a turistas locales y extranjeros. Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 15
Isabel Alarcón

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El Cayambe es lo primero que se observa desde las habitaciones que, en el pasado, fueron un establo. Los comederos de las vacas y los collarines todavía se mantienen intactos y a estos los acompañan sillones antiguos cubiertos con mantas y chimeneas, que complementan el concepto de “sentirse como en una hacienda”.

Aprovechando su ubicación, cercana al volcán, el Molino San Juan adecuó sus instalaciones para recibir a turistas extranjeros y nacionales. Al pensar en esta zona geográfica es inevitable asociarla con rosas -explica Cristina Carrera, encargada de operaciones y ventas-. Es por eso que, además de estar presentes en los cuadros de los cuartos, promueven el turismo agrícola con paseos a las plantaciones.

A las instalaciones de Art Roses acuden hasta dos grupos de turistas debido a los convenios que tienen con el molino y con el Rancho Manabita. De lunes a sábado los visitantes se adentran en el mundo de las rosas. El paseo se inicia en el cultivo, donde observan los diferentes tallos, colores y cómo quienes trabajan en el lugar realizan todo el proceso de selección.

¿Cómo se transportan? ¿cuánto exportan? y ¿cuál es el precio de cada rosa? son las preguntas que Freddy Cabezas, jefe de posproducción, ya está acostumbrado a responder. También aconseja a los asistentes cómo deben mantener a la rosa en un florero. Lo más importante es buscar un sitio sin mucho calor ni oscuridad para que la flor se sienta más cómoda, retirar el follaje del agua y evitar que el tallo se tapone, explica Cabezas.

Después, el grupo se transporta a la siguiente sala donde se separa a las flores en dos grupos. Dependiendo de la medida de su tallo, pueden evidenciar cómo se determina si son exportables o si se dirigen al mercado nacional. Al ser empacadas y cumplir procesos de seguridad, las flores entran a un cuarto frío, donde permanecen hasta salir a la venta. Al final del recorrido, cada asistente se lleva una flor nacional como recuerdo del paseo.

El turismo agrícola capta la atención sobre todo de extranjeros, que no están acostumbrados a ver tanta variedad de rosas, y de los locales que no son familiares con el proceso, cuenta Cabezas.

Este concepto se une a la experiencia de pasar unas vacaciones relajadas en un ambiente que evoca a las haciendas del siglo XIX. Por eso, los visitantes también pueden aprender a elaborar bizcochos, queso de hoja, yogur y dulce de leche; productos característicos de Cayambe.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)