14 de octubre de 2018 00:00

Mamas, artistas y biólogos crearon su propio herbario

Mamas que viven en los alrededores del río Upayaku, en Cayambe, se juntaron con biólogos y artistas para compartir sus conocimientos sobre las plantas. Foto: Página de facebook de El Herbario de Upayakuwasi

Mamas que viven en los alrededores del río Upayaku, en Cayambe, se juntaron con biólogos y artistas para compartir sus conocimientos sobre las plantas. Foto: Página de facebook de El Herbario de Upayakuwasi

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Gabriel Flores
(F-Contenido Intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En julio de este año, en los alrededores del río Upayaku, cerca de Cayambe, una mama, una artista, una bióloga y un grupo de personas interesadas en conocer más sobre los usos medicinales y alimenticios de las plantas se juntaron para hacer pequeños recorridos por la zona y para ser parte de una serie de talleres artísticos.

De estos encuentros nació El Herbario de Upayakuwasi, la exposición colectiva que se exhibe en ‘La huerta es todo’ (Pontevedra y Guipúzcoa), en el barrio La Floresta hasta el próximo 24 de octubre, un espacio que, a través de diferentes técnicas artísticas y del cruce de conocimientos, busca renovar las relaciones que tenemos con las plantas.

Uno de los participantes de estos encuentros fue Pablo Ortiz. Este agrónomo contó, en una de las visitas guiadas que son parte de la programación paralela a la muestra, que en los recorridos por los alrededores del río Upayaku bastó caminar unas cuantas cuadras para encontrarse con una serie de plantas que son poco conocidas y utilizadas por las personas que viven en la ciudad, como la chilca, la hierba mora o el chinchin.

“Mientras caminábamos, los biólogos nos iban contando sobre la taxonomía de las plantas, pero las mamas eran las que nos decían para qué utilizan cada una de ellas”.

Entre las mamas invitadas estuvieron Nelly Morocho e Hilda Villalba, a ellas se sumaron María Dolores Salgado, las artistas de Pacarina Taller de Grabado y La Suerte; y los biólogos Anaís Córdova y Marco Montero.

Después de los recorridos, el primer taller que se realizó estuvo a cargo de María Dolores Salgado, una ilustradora botánica que trabaja el dibujo como otra forma de acercamiento a las plantas y de restablecer la relación que no existe en el herbario tradicional.

Luego llegó el taller con María Salazar, Clara Hidalgo y Elena Grijalva, las artistas de Pacarina, donde los participantes realizaron trabajos en grabado y estampado de hojas en cartulinas de colores. El último taller estuvo a cargo de La Suerte, con quienes trabajaron diseños con tintas vegetales.

En el mismo recorrido, esta artista contó que desde hace algún tiempo trabaja con pigmentos naturales, pero de forma individual. “Este trabajo colectivo -dijo- fue enriquecedor, porque la gente comenzó a experimentar y crearon sellos con plantas como la remolacha”. En esa cita también se trabajó con la cúrcuma, la sangre de drago, la col y el marco.

En uno de los dibujos con pigmento que es parte de la exposición se lee “el taita José María utiliza el marco para limpiar; barrer las malas energías; y los malos espíritus. El espíritu de esta planta le ayuda a limpiar cualquier enfermedad y cualquier mal”.

En la muestra también se incluye una instalación hecha con chinchin, unas semillas que hace varios años eran utilizadas en los sonajeros de los niños y que, según Ortiz, puede ayudar a sanar el suelo erosionado de este sector. También están los dibujos de Yiyi Barra, que muestra que las plantas tienen su historia. Hay hojas que han sido quemadas por las heladas, otras atacadas por chinches y otras comidas por los escarabajos.

Para Anaís Córdova, los herbarios a lo largo de la historia han representado estatus y conocimiento, una forma más de clasificar el mundo que nos rodea, mientras que en esta exhibición se busca convertir al herbario en un espacio donde el conocimiento de las mamas sea el protagonista y donde los visitantes visualicen el mundo vegetal que está muchas veces escondido entre un matorral.

La última visita guiada se realizará el 24 de octubre, desde las 19:00. El recorrido contará con la participación de Dolores Salgado. La muestra está abierta los sábados y domingos desde las 10:00 hasta las 18:00. La entrada es libre.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)