Samuel Jiménez sufrió un accidente cuando se dirigía…
El alcalde Jorge Yunda afirmó que más de 1 000 obras…
Pedido de remoción contra Vicealcalde de Quito no pa…
Exconsejero presidencial Santiago Cuesta dijo que nu…
El sector turístico espera las decisiones de los COE…
Cinco asesinatos en menos de 24 horas se perpetraron…
Los manifestantes en Colombia señalan a la Policía p…
Transportistas pesados suspenden medidas de hecho; G…

Una casa parroquial con nueva fisonomía

La blanca fachada del edificio construido en el 1800 se muestra pulcra y reluciente.

La blanca fachada del edificio construido en el 1800 se muestra pulcra y reluciente.

La blanca fachada del edificio construido en el 1800 se muestra pulcra y reluciente. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

San Marcos es un barrio añejo, que destila tradición. Mucha agua ha corrido por sus calles de adoquín y por sus coquetas escalinatas de piedra, que se asemejan a la que vio Jacob porque parecen llegar al cielo.

Su parque, iglesia y casa parroquial forman parte de ese universo lleno de románticos recovecos y reductos históricos. Y son, por derecho propio, sitios quiteños patrimoniales.

Lamentablemente, el tiempo y la falta de previsión hizo que la casa parroquial, un inmueble levantado en el 1800, se haya deteriorado de mala manera. Eso hasta hace 8 meses, cuando el Municipio encargó al Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP) su rehabilitación integral.

La tarea se completó este mes. El sábado pasado, una flamante casa parroquial fue inaugurada con gran pompa, ante el agrado de los vecinos y la sonrisa contagiosa de Tito Heredia, su párroco.

20 obreros y 5 técnicos trabajaron con ahínco para que esta casona de dos pisos -de adobón, ladrillo, madera y teja española- vuelva a relucir. El Cabildo invirtió USD 186 000 para que todo quede correcto.

“Este es un barrio auténtico, emblemático de Quito. Es un gusto y un honor entregar esta obra al padre Tito, quien siempre colabora con el barrio y con las instituciones y, por eso, ha logrado esta maravilla”, expresó la Arq. Angélica Arias, directora ejecutiva del IMP.

La rehabilitación respetó la arquitectura original de la edificación. Puertas, ventanas, pisos, cielos rasos y graderíos en buen estado se conservaron y trataron. Además, se sanearon los humedales existentes, se rehabilitó integralmente la cubierta, se optimizaron las instalaciones eléctricas y sanitarias, se realizó el mantenimiento de pisos, muros y cielos rasos… entre otros trabajos.