16 de octubre de 2020 14:13

Las búsquedas web de remedios caseros aumentaron en Ecuador; especialistas advierten sobre los riesgos

La búsqueda de medicina e Internet puede traer problemas.

Foto referencial. La búsqueda de medicina e Internet puede traer problemas. Foto: Pikist

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Ana Cristina Alvarado
Redactora (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Remedios caseros’ es una de las búsquedas más comunes en Google en el Ecuador. Sin embargo, especialistas advierten sobre la peligrosidad de usar ingredientes naturales y aparentemente inofensivos para tratar malestares y enfermedades.

“Siempre hay que tener bastante cuidado con las búsquedas en internet. No se sabe si los resultados tienen validez científica”, dice Patricio Rojas, Ph. D. en biología de plantas y patologías, profesor del Colegio de Ciencias Biológicas y Ambientales de la Universidad San Francisco de Quito y miembro del Instituto de Microbiología.

Alina Freire-Fierro, Ph. D. miembro del Grupo Traslacional de Plantas-GITP de la Universidad Regional Amazónica Ikiam y Curadora Asociada del Herbario UTCEC de la Universidad Técnica de Cotopaxi, además señala que usar plantas no es garantía de inocuidad.

“Las plantas tienen miles de compuestos químicos, y si bien unos pueden ser beneficiosos, otros compuestos pueden ser perjudiciales. Por tal razón es que hay la medicina occidental, que luego de cientos de investigaciones científicas ha llegado a aislar los compuestos químicos efectivos de las plantas, y luego por biosíntesis los ha convertido en medicina”, explica Freire-Fierro.

Efectos secundarios que podrían ser fatales

Rojas indica que los remedios naturales basados en plantas pueden tener efectos fatales en menores de cinco años, en ancianos y en personas que toman medicamentos.

En los pequeños, debido a que sus hígados y riñones son todavía jóvenes, se podría causar una insuficiencia hepática o renal aguda. Algo similar pasaría con los ancianos, por el estado de sus órganos. Quienes toman medicamentos podrían intoxicarse.

“Cuando estudiaba medicina, una señora llegó a emergencias con signos de euforia, calor y ansiedad. El emergenciólogo le preguntó si había tomado agua de chochos. Ella le respondió que sí, que le habían recomendado tomar esa bebida para disminuir de peso y bajar el colesterol”, relata Rojas.

Explica que estos remedios, que parecen totalmente inofensivos, no lo son. En el caso del agua de chochos, contiene alcaloides, sustancias tóxicas que pueden ser mortales sin son consumidas en altas cantidades.

Incluso las plantas que son conocidas por sus propiedades curativas podrían tener efectos no deseados. El anís, por ejemplo, si bien puede ayudar a disminuir el dolor de estómago, en algunas personas el efecto puede ser contrario al esperado, de acuerdo con Rojas.

Desconocimiento del uso correcto

Freire-Fierro señala otro inconveniente. “Lo peligroso con los remedios caseros, en especial con especies nativas, es que si se menciona a una planta las personas irán a buscarla en su ambiente nativo, amenazando así con la existencia misma de esa especie”, dice.

Además, cuando existe una desconexión con el origen de la planta, no existe el conocimiento de su administración. En las ciudades, por ejemplo, no se sabrá cómo usar ciertas plantas provenientes de la Amazonía.

“Sigan las instrucciones de los médicos, y para el COVID y otras enfermedades de este tipo, de los epidemiólogos”, sentencia Freire-Fierro.

Algunas plantas (relativamente) inocuas

Existen plantas de consumo diario en las mesas ecuatorianas por sus propiedades organolépticas, nutricionales y medicinales. A pesar de ello, Rojas recomienda nunca excederse en el consumo de las mismas, para evitar posibles efectos secundarios, como el trabajo excesivo del hígado y del riñón.

Si es que se consumen estas plantas para tratar malestares, Rojas advierte que si los síntomas no mejoran, hay que acudir a un especialista.

Manzanilla. Tiene un efecto antiinflamatorio leve. Se la puede usar para hacer gárgaras para calmar el dolor de garganta. Una alternativa es el agua tibia con sal.

Bolsas de té frías. Sirven para disminuir la inflamación. Por su tamaño, son ideales para aplicarlas en los ojos y reducir la hinchazón.

Orégano. Se usa para combatir la distensión abdominal. Si el dolor no mejora, hay que consultar con un médico, porque podría tratarse de apendicitis, torción ovárica o embarazo ectópico.

Fibra. Consumir frutas, vegetales y cereales ricas en fibra es ideal para combatir el estreñimiento. Sin embargo, hay casos en los que el acompañamiento médico será necesario.

Lechuga. Comer lechuga o beber una infusión de sus hojas tiene un efecto relajante que ayuda a conciliar el sueño. Un vaso de 200 ml es suficiente para un adulto.

Frutos rojos. El consumo de arándanos está asociado a la prevención, no tratamiento, de diabetes y obesidad. Las frutillas, uvillas y moras tienen beneficios similares.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (20)
No (5)