2 de septiembre de 2019 18:06

La broma que reveló el lado oculto de la reina Isabel II

La corona británica se hizo para el padre de la reina Isabel II, Jorge VI, en 1937, y contiene 2 868 diamantes, 17 zafiros, 11 esmeraldas y cientos de perlas lo que representa un gran peso que puede "romperte el cuello", según la monarca. Foto: AFP.

La reina Isabel II suma más de 65 años al frente de la monarquía de Reino Unido. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 7
Sorprendido 4
Contento 9
Redacción Elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Es innegable. Casi siete décadas frente el trono británico han forjado a la reina Isabel II con una imagen firme e imponente, en ocasiones, temerosa. Pero, mientras se encarga de preservar el protocolo y los secretos del Palacio de Buckingham, la monarca también cultiva un lado poco conocido por el pueblo de Reino Unido. 

Richard Griffin, un agente de seguridad que veló por el bienestar de la Familia Real durante más de 30 años, contó al periódico británico The Times el sábado 31 de agosto del 2019 una anécdota que develó a la Reina como una bromista por excelencia. 

Sin precisar la fecha exacta, Griffin relató que la monarca caminaba en los alrededores del Castillo de Balmoral, conocida residencia del trono británico que está ubicada en la localidad de Aberdeenshire (Escocia).

Vestida de civil -sin traje de sastre a la medida- y con un pañuelo en la cabeza disfrutaba del paisaje tranquilo y veraniego, cuando un grupo de turistas jóvenes decidió acercarse a ella. 

Los visitantes -curiosos- le preguntaron a la reina Isabell II si vivía en el área, sin saber que hablaban con una de las monarcas más conocidas a escala mundial. Griffin contó que la Reina fue amable y les respondió que tenía una casa en la zona, sin revelar que la 'vivienda' era, en efecto, el castillo. 

Los turistas, quienes conocían que la Familia Real suele disfrutar del verano en esa residencia, le consultaron si alguna vez tuvo la posibilidad de ver de cerca a la Reina. Ingeniosa, la monarca contestó: "No, pero aquel oficial de policía sí", mientras señalaba al agente de seguridad que la acompañaba.

Griffin recordó que la reina Isabel II goza de pasar desapercibida por los visitantes de la localidad. Por eso, suele vestirse con indumentaria discreta: un abrigo y un pañuelo en su cabeza. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (6)