21 de agosto de 2019 10:43

Las botellas de plástico se cambian por pasajes de bus en Guayaquil

Imagen referencial. En Bangkok, los monjes lucen túnicas anaranjadas fabricadas con telas confeccionadas con botellas de plástico. Foto: Pixabay

Imagen referencial. Por 15 botellas plásticas un usuario de la Metrovía en Guayaquil puede pagar su pasaje. Foto: Pixabay

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 7
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Cuidar el medio ambiente y viajar gratis. Es la iniciativa que el sistema municipal de buses de Guayaquil, el núcleo comercial en el suroeste de Ecuador, promueve para que usuarios canjeen botellas de plástico reciclable por dinero para pasajes.

Los pasajeros hacen fila ante una máquina instalada dentro de la más importante terminal de la fundación municipal Metrovía para depositar botellas plásticas y recibir monedas con las que pueden costearse la movilización.

“En una primera fase la máquina está dando dinero”, indicó a la AFP el gerente de Metrovía, Leopoldo Falquez, que añadió que en las próximas semanas serán instaladas nuevas máquinas que “ya de manera directa les acredite a su tarjeta” magnética saldo para el bus.

Quince botellas pueden ser intercambiadas por 30 centavos de dólar, lo que cuesta el boleto. El mecanismo rinde más que el de ofrecer los envases a las recicladoras, que pagan 50 centavos por kilo, según usuarios.

“Es muy favorable porque, por ejemplo, si llevo esto a la recicladora, capaz que no sale ni 10 centavos”, dice a la AFP Washington Bravo, de 76 años y quien aprovecha la iniciativa para financiar sus traslados.

Bravo, quien vive fuera de Guayaquil pero va allí una vez por semana, llena una bolsa de tela con botellas de agua y gaseosas desechadas que recolecta durante su trayecto, que en taxi le costaría unos nueve dólares.

Para este jubilado, la iniciativa “va en beneficio tanto personal como para cuidar el ambiente” que, según dice, es “lo principal” porque la ciudad está “ muy sucia”.

Por ahora se trata de una sola máquina para entregar botellas, pero el plan prevé colocar al menos 12. Su ubicación dentro de los andenes de la terminal induce a la gente a utilizar ese dinero para financiar sus desplazamientos, explica por su parte Falquez.

Otro pasajero, Cristian Cárdenas, considera que es un incentivo de educación y también económico. “Imagínate: dos centavos (por botella), reúnes 15 botellas son 30 centavos, ya es un boleto de Metrovía”, celebra.

Usuarios de la Metrovía acogen la propuesta de cambiar botellas de plástico por el pasaje de este servicio de transporte. Foto: Archivo EL COMERCIO

Usuarios de la Metrovía acogen la propuesta de cambiar botellas de plástico por el pasaje de este servicio de transporte. Foto: Archivo EL COMERCIO

Sumando medidas

Después de Quito, el puerto de Guayaquil es la segunda ciudad más poblada del país, con unos 2,7 millones de habitantes, y la que más basura genera, unas 4 200 toneladas al día, de las cuales un 14% es material reciclable.

Su municipio expidió hace dos años una ordenanza para regular la fabricación, el comercio y la entrega de productos plásticos de un solo uso como sorbetes y bolsas.

La guerra contra el plástico no retornable se extiende a otras partes como Quito y las islas Galápagos, a 1 000 km de la costa ecuatoriana y donde la ingesta de microplásticos intoxica a la fauna única que posee ese paraíso natural, que inspiró la teoría de la evolución de las especies.

“Tenemos que tener consciencia del grado de contaminación que generamos y el nivel de contaminación que hemos acumulado, entonces mientras más medidas se tomen en el tiempo para tratar de contrarrestarlo va a ser mucho mejor”, añadió el funcionario.

En casi dos meses desde que se implementó el programa se recolectaron 24 050 botellas de plástico.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (1)