3 de abril de 2019 18:42

Bogotá Fashion Week retoma el valor de la herencia y los orígenes colombianos

Bogotá Fashion Week muestra el trabajo de las mujeres de las comunidades indígenas. Foto: EFE

Mujeres de las comunidades indígenas lucen sus diseños en el arte de la marroquería en el Bogotá Fashion Week muestra el trabajo de las. Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 5
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las mujeres, las comunidades indígenas y la naturaleza son inspiradoras del arte de la marroquinería y la joyería que protagonizó este miércoles 3 de abril del 2019 la segunda jornada del Bogotá Fashion Week (BFW).

Entre cueros, metales y telas, los diseñadores elaboran piezas basadas en técnicas propias del mundo rural colombiano, así como de culturas ancestrales que hacen del BFW una combinación armoniosa de folclor y moda.

Una de las comunidades que inspiró al diseñador Omar Hurtado es el pueblo Tikuna, residente en la Amazonía, cuyas técnicas motivaron la colección de joyas "Trazos en el cielo", de la marca Edén.

"Nuestras piezas son pintadas a mano con pigmentos vegetales. Llegamos en un viaje al Amazonas donde conocimos un grupo indígena totalmente pintado, quienes nos enseñaron de donde sacan sus tintes. Nos enseñaron todo, desde la extracción hasta la destilación que tiene que ser exacta para no dañarlo", contó el representante de la marca, Andrés Hurtado.

El valor de este legado se reafirma con diseñadores como Pamela Lamus que en sus joyas exalta el trabajo de las mujeres tejedoras de Charalá, en el departamento de Santander (noreste) y que crean artículos únicos al mezclar algodón y cobre.

"Este trabajo es un equilibrio entre la joya, el metal y los materiales alternativos. Esto es un trabajo totalmente a mano. Nosotros le apostamos al comercio justo con las artesanas que son mujeres que hacen tejido en telar horizontal, con lo cual han conseguido independencia y reconocimiento", afirmó Lamus.

Por otra parte, un ritmo tradicional de los andes colombianos nombra la colección de Fernanda Arias, quien se inspiró en el movimientos de las faldas que usan las mujeres al bailar bambuco.

El objetivo de Lamus es llevarlo a sus collares, aretes y pulseras hechas en buena medida con acrílico reciclado.

Asimismo, el BFW exhibe marcas de marroquinería como Sabai y Ana Laverde que han entendido que lo amigable con el medioambiente no solo es una tendencia sino que es una práctica necesaria para la conservación del planeta.

Todo ello les ha llevado a sorprender y cautivar a compradores nacionales e internacionales.

"He visto a la gente muy interesada. Hay una buena recepción con los precios y con los materiales que han sido bienvenidos al ser amigables con el medioambiente, libres de cromo. Entonces he estado muy sorprendida con la bienvenida de los compradores", dijo la fundadora y diseñadora de la marca Sabai, María Cecilia Guzmán.

Marcas como Metalero, Lucinda y Mónica Millán se acercan a los mitos y las formas más antiguas de una Colombia poco reconocida para hacer de sus diseños algo auténtico y propio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)