La esclavitud en las colonias, a través de una bravía mulata
Trazos de un protagonista de la vida nacional
Postales que dejó el eclipse anular solar
Urbes ‘pet friendly’ exigen más compromiso al dueño
La paternidad por partida múltiple eleva el sacrificio
Pérdidas para familias y daños millonarios en El Coc…
Nueva York sin mascarillas
Los destellos de luz en la cumbre Biden-Putin

Batman cumple 75 años y está más de moda que nunca

“The Batman Exhibit” en la  Warner Bros. Foto. AFP

“The Batman Exhibit” en la Warner Bros. Foto. AFP

El superhéroe estadounidense Batman cumple 75 años, más de moda que nunca, gracias a su capacidad de adaptarse a los cambios y al prometedor futuro que le auguran nuevas historias, películas, videojuegos y el incansable apoyo de los batifans.

El hombre murciélago nació en mayo de 1939 de la mano del dibujante Bob Kane y el guionista Bill Finger, cuando la editorial DC Comics les encargó crear un nuevo superhéroe para aprovechar la popularidad de Superman, aparecido un año antes. Kane y Finger concibieron un personaje diferente, enfatizando el lado oscuro del héroe.

Si Superman lucía un uniforme de colores chillones, enseñaba su rostro, tenía poderes y se movía de día, Batman vestiría de negro, cubriría su cara, no tendría superpoderes y actuaría de noche. El éxito fue tan rotundo que, un año más tarde, logró tener su propia tira de cómic ambientada en Gotham City y dar así inicio a una próspera vida, hasta convertirse en uno de los iconos de la cultura pop por excelencia.

El actor estadounidense Danny DeVito, que fue el Pingüino en el film “Batman Vuelve” dirigido por Tim Burton en 1992, tiene claro que el triunfo del hombre murciélago hoy en día está ligado a la falta de liderazgo en las clases política y empresarial.

“El mundo no tiene héroes”, dijo el actor en conversación.

“Miramos a nuestro alrededor, a nuestros líderes y realmente no hay nadie en quién tener esperanza”. En su opinión, Batman sigue representando, 75 años después, las fantasías que el público necesita para seguir teniendo “algo de esperanza y fe” en el ser humano.