La inseguridad frena la rehabilitación de La Mariscal
Así vive Rosa Quishpe con un salario básico al mes
Cuatro niños llevan perdidos un mes en la selva colombiana
Gobierno suspende estado de excepción en provincias …
Pico y placa en Quito: restricciones para este jueve…
Víctor Hugo Villacrés es el nuevo gerente general de…
Hombre es llamado a juicio por el femicidio de Nelly…
Más de 10 migrantes se ahogaron en los crecidos ríos…

El artista Oswaldo Terreros habita con su gráfica La 4ta Pared

Terreros pone énfasis en lo artesanal y en lo hecho a mano. Foto: Enrique Pesantes / El Comercio

Terreros pone énfasis en lo artesanal y en lo hecho a mano. Foto: Enrique Pesantes / El Comercio

Terreros pone énfasis en lo artesanal y en lo hecho a mano. Foto: Enrique Pesantes / El Comercio

El diseñador gráfico y artista guayaquileño Oswaldo Terreros Herrera instaló su oficina, sus herramientas y la mesa de dibujo de su taller en la galería La 4ª Pared, de Guayaquil. Esto forma parte de una ex­posición que irá enriquecién­dose con las obras que pro­duzca en el sitio hasta el 2 de febrero del 2020.

La galería se ubica en la terraza, en el cuarto piso de la Biblioteca de la Universidad de las Artes (UArtes), que abrió con la exposición la programación cultural 2019-2020, en homenaje al Bicentenario de la Independencia de Guayaquil.

Terreros trabajará en la galería parte del “arsenal gráfico de producción propagandístico” del Movimiento GRSB (Gráfica Revolucionaria para Simpatizantes Burgueses), que fundó en el 2009 y que reúne su propia obra, la de colaboradores y trabajos comisionados.

La exposición está dividida en dos partes, una que tiene que ver con la gráfica obrera del país y otra que cuestiona las nociones de progreso.

El artista rearticula -en bocetos de murales- las obras de artistas modernos de la ciudad, como Segundo Espinel, Galo Galecio o el muralista Jorge Swett. “Lo que me interesa de estos artistas es este constructivismo ruso leído localmente; cómo agarraron esa estética mundial y la reinterpretaron para el medio, para representar al montuvio, al afro o indígena”, explica Terreros.

La serie se titula ‘Proyecto reactivación, repotenciación y revitalización de asociaciones obreras’ y le valió a Terreros el Premio Mariano Aguilera en el 2015 y la Bienal de Cuenca en el 2016.

Las ruedas dentadas de la industria como soles, el estudio de las manos en actitud de lucha, los trazos y colores vivos que emulan las cuadrículas del mosaico vítreo de los murales marcan las grandes acuarelas sobre cartulina. Entre las obras más recientes está el cartel ‘Sujetes nueves’ (por sujetos nuevos), que intersecta y fusiona rasgos de rostros de un hombre y una mujer. “La idea es tomar esa estética del pasado para hablar de las problemáticas del presente”, dijo.