15 de marzo de 2018 00:00

Artesanos de Otavalo ofertan artículos enfocados en los perros

Los collares hechos en telares se pueden encontrar desde USD 6 hasta USD 12. Foto: cortesía.

El tamaño de los collares y correas elaboradas por estos artesanos depende del pedido, pueden ser pequeños o grandes. Foto: cortesía.

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 23
Isabel Alarcón
Redactora
ialarcon@elcomercio.com
(F-contenido Intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los artículos para las mascotas ahora llevan una huella artesanal. Desde noviembre del 2017, los creadores de Atuc se pusieron como objetivo dar a conocer las cualidades del trabajo de las comunidades de artesanos de Otavalo a través de productos para perros.

Collares, correas y camas tejidas a mano son parte de este emprendimiento que busca fortalecer la interculturalidad y dar a conocer el talento local a las nuevas generaciones. Raquel Luna, fundadora de Atuc, explica que este es un negocio familiar, en el que combina sus conocimientos en veterinaria y sus ganas de ayudar a las comunidades locales.

El interés en potenciar las capacidades de los habitantes de esta zona del país llegó debido a la profesión de su padre. Al trabajar como ginecólogo en las comunidades, Luna pudo conocer más de cerca la realidad de estas personas. Así, logró acercarse más a las familias que realizan artesanías, para empezar con esta labor.

Atuc ofrece artículos como collares, correas y camas realizados a mano y en telares. Foto: cortesía.

Atuc ofrece artículos como collares, correas y camas realizados a mano y en telares. Foto: cortesía.


Cada fin de semana, Luna y su familia viajan a Otavalo para obtener el producto y visitar las comunidades. Según Luna, el trabajo favorece sobre todo a las mujeres de la zona, para que puedan tener un ingreso a cambio de sus habilidades.

Entre 15 y 20 personas trabajan actualmente en esta iniciativa. Para cada artículo los artesanos emplean gran dedicación y tiempo. Solo para hacer un collar a mano se demoran alrededor de una hora y media en el tejido y, si son grandes, les puede tomar hasta dos horas. También hay productos que se realizan en telares.

Después del tejido, otra persona hace el armado y les coloca el cuero y la hebilla, dependiendo de cada caso. Cuando están listos, los productos se venden a través de las redes sociales de Atuc. Esta palabra significa ‘lobo’ en kichwa, dice su creadora.

En la página de Facebook se puede ver las fotos de los compradores que mandan las imágenes de sus perros desde diferentes partes del mundo. En estas fotografías se puede ver a los animales estrenando sus collares o durmiendo en sus camas tejidas.


Luna explica que no hay restricción de tamaño o de raza, ya que los productos se adaptan a las necesidades. Los collares tejidos a mano se pueden adquirir desde USD 12, mientras que los realizados en telares, desde USD 6.

Una vez que una persona compra uno de estos productos, pasa a ser parte de la comunidad Paxi.

Familias de artesanos de Otavalo trabajan en los productos que son dirigidos para perros. Les toma alrededor de una hora y media la fabricación. Foto: cortesía Atuc.

Familias de artesanos de Otavalo trabajan en los productos que son dirigidos para perros. Les toma alrededor de una hora y media la fabricación. Foto: cortesía Atuc.


La fundadora de Atuc explica que la palabra ‘Paxi’ significa “luna sagrada”. A través de esta idea, su intención es que, quien tenga este producto, sepa que es parte de un grupo de personas que se está comprometiendo a promover la riqueza natural del país y a dar una fuente de trabajo a los artesanos locales.

Esto se complementa con su eslogan: “Unidos en la diversidad”, que, según Luna, lo eligieron para dar el mensaje de que “a pesar de la diferencia en culturas y tradiciones, hay que mantenernos unidos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (0)