12 de mayo de 2019 00:00

Los anfibios son los más amenazados en Ecuador

Anolis cornudos de Mindo. Fotos: cortesía Juliana Salcedo, Parque Nacional Galápagos, Santiago Ron/ bioweb y Luis Carrasco

Anolis cornudos de Mindo. Fotos: cortesía Juliana Salcedo, Parque Nacional Galápagos, Santiago Ron/ bioweb y Luis Carrasco

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 9
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 0
Isabel Alarcón
Redactora (I)
ialarcon@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Mientras la población humana continúa en aumento, las demás especies que viven en el planeta se acercan cada vez más rápido a su extinción. La evaluación más reciente del estado de la biodiversidad en el mundo revela que un millón de especies en el planeta están amenazadas, sobre todo por causas antrópicas.

Ecuador no es la excepción. Más de 600 especies pertenecientes a los cuatro grandes grupos de vertebrados están amenazadas por la deforestación y el cambio de uso del suelo (de bosques nativos a cultivos). En el país, casi la mitad de las especies de anfibios y una cuarta parte de mamíferos, reptiles y aves evaluadas se encuentran bajo algún grado de amenaza.

Santiago Ron, curador de anfibios del museo de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, explica que este grupo de animales es uno de los más vulnerables. En el planeta, 40% de anfibios están amenazados. En Ecuador se han contabilizado 609 especies y de estas, el 46,6% se encuentra bajo algún grado de amenaza. Esto pone a Ecuador sobre el promedio global.

Pájaro paraguas longipéndulo. Fotos: cortesía Juliana Salcedo, Parque Nacional Galápagos, Santiago Ron/ bioweb y Luis Carrasco

Pájaro paraguas longipéndulo. Fotos: cortesía Juliana Salcedo, Parque Nacional Galápagos, Santiago Ron/ bioweb y Luis Carrasco


Ron explica que este es un porcentaje parcial que excluye a las especies catalogadas como Datos Deficientes y No Evaluadas o de las cuales no se tiene mucha información. Si se incluiría a estas, el porcentaje de anfibios amenazados baja al 29%, que aún es un porcentaje preocupante, dice.

Las ranas jambato son las que han recibido las mayores afectaciones. Hasta el momento se han registrado 25 especies de jambato en el país y de estas 18 son endémicas. En el pasado estos animales eran abundantes, cuenta Ron, pero ahora ya no es fácil encontrarlos.

La Atelopus mindoense, por ejemplo, fue vista por última vez hace 40 años. Esta rana fue descrita en Mindo y, a pesar de que es una zona visitada por naturalistas y herpetólogos, no se ha logrado encontrarla.

Lo mismo ha ocurrido con la jambato del Pacífico, una especie considerada “en peligro crítico”, que solo sobrevivía en una población en Esmeraldas. Se teme que esos ejemplares ya estén extintos.

Ron dice que la deforestación y la pérdida de hábitat es uno de los principales problemas para estos animales en el país, sobre todo porque tienen un rango de distribución muy pequeño. Esto significa que gran cantidad de ejemplares se ubican en zonas reducidas y, si se las destruye, se puede extinguir toda una especie.

Tortuga de la isla Pinzón. Fotos: cortesía Juliana Salcedo, Parque Nacional Galápagos, Santiago Ron/ bioweb y Luis Carrasco

Tortuga de la isla Pinzón. Fotos: cortesía Juliana Salcedo, Parque Nacional Galápagos, Santiago Ron/ bioweb y Luis Carrasco


De acuerdo con el reciente informe de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (Ipbes), el cambio en el uso del suelo representa el mayor causante de las alteraciones en la naturaleza.

En el mundo un tercio de la superficie terrestre está orientada a la agricultura y ganadería. En Ecuador, según datos de la FAO, el 47% del territorio presenta “cierto grado de degradación de la tierra”.

La pérdida del hábitat también es un problema para los reptiles. En el país se han contabilizado 477 especies, entre las que están 35 especies de tortugas, cinco cocodrilos y caimanes, tres anfisbénidos, 197 lagartijas y 237 culebras.

Omar Torres, profesor principal y Curador de Reptiles del Museo de Zoología de la PUCE, dice que uno de los principales problemas es que no se ha realizado un análisis exhaustivo del estado de conservación de estos animales.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que es el organismo internacional que evalúa el estado de las especies, ha analizado al 54% de las que habitan en Ecuador. De estas, una cuarta parte (65 especies) está amenazada de extinción.

Para Torres, este es un número “bastante alto”, considerando que solo se ha evaluado a la mitad. Para este grupo de animales ya se han reportado extinciones como el caso del Solitario George, que murió en el 2012 en Galápagos.

Mono capuchino ecuatorial. Fotos: cortesía Juliana Salcedo, Parque Nacional Galápagos, Santiago Ron/ bioweb y Luis Carrasco

Mono capuchino ecuatorial. Fotos: cortesía Juliana Salcedo, Parque Nacional Galápagos, Santiago Ron/ bioweb y Luis Carrasco


La lagartija Holcosus orcesi es otro ejemplo. Torres cuenta que no se la ha visto en décadas. Aunque no hay datos que lo confirmen, se cree que el aumento de construcciones y viviendas en su zona pudo haber afectado a la especie. De estas lagartijas no se ha logrado tener registros fotográficos, solo quedan ilustraciones científicas que recuerdan a los investigadores cómo lucían.

El estado de conservación de los mamíferos también ha sido influenciado por el crecimiento de las urbes y la destrucción de sus hogares. Stella de la Torre, decana del Colegio de Ciencias Biológicas y Ambientales de la Universidad San Francisco de Quito, explica que la última actualización del ‘Libro Rojo de Mamíferos’ (2017) registra 431 especies de mamíferos en Ecuador. De estas, 101 se encuentran amenazadas. Esto significa que una de cada cuatro especies de mamíferos en el país se encuentra en esta categoría.

El mono capuchino ecuatorial es uno de los que más preocupa. Este entró el año pasado a la lista de las 25 especies de primates más amenazadas del mundo. El problema de este mono, dice De la Torre, es que vive en la Costa, una de las regiones que ha sido más afectada por la deforestación.

En el caso de las aves, en febrero de este año se presentó una actualización a su Lista Roja. De las 61 especies evaluadas en Galápagos, 41 están en riesgo de extinción. En la zona continental se evaluó a 1 447 aves, de las cuales 312 están amenazadas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)