Denuncias de amenazas para votar a favor de destituc…
Cuatro familias dejarán atrás sus casas cuarteadas d…
Cuatro escenarios tras la derogatoria del estado de …
Un domingo distendido se vivió en Quito, tras 13 día…
Los mayores de 30 años se prefieren el libro religio…
Locales reabrieron en sector de av. Patria, en segun…
Unión de Taxis de Pichincha desmiente una posible pa…
99 militares resultaron heridos durante 14 días de protestas

WWF Rusia denuncia un incremento en la caza furtiva durante la cuarentena

Entre las causas de esta reducción en los ejemplares, la IUCN identifica el aumento de la población humana en sus hábitats, la caza ilegal

Entre las causas de esta reducción en los ejemplares, la IUCN identifica el aumento de la población humana en sus hábitats, la caza ilegal

Imagen referencial. La WWF denuncia que la caza furtiva no se detiene pese a la crisis sanitaria en el mundo. Foto: EFE

La filial rusa del Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF) denunció hoy, 14 de abril de 2020, el incremento de la caza furtiva en Rusia durante el confinamiento decretado en el país para detener el avance de la pandemia del nuevo coronavirus.

“Pese a la cuarentena, los cazadores furtivos no descansan y quiebran el silencio con sus disparos. Según nos informan a diario de casi todas las regiones donde trabaja WWF Rusia, hay más infractores”, afirmó en un comunicado el presidente de la organización en Rusia, Ígor Chestin.

El directivo de WWF Rusia confiesa que “nadie pudo prever esta situación a la que nos enfrentamos”, al señalar que los inspectores forestales se ven obligados a recorrer diariamente cientos de kilómetros “día y noche” por bosques, ríos y montañas, pese a que los recorridos adicionales no estaban previstos en el presupuesto.

“Muchos habitantes de zonas alejadas perdieron sus medios de ingreso habituales. Algunos se ven obligados a pedir vacaciones no retribuidas, y quienes trabajaban de guías o enseñaban artesanía popular quedaron sin empleo”, indicó.

Debido a ello, constata Chestin, mucha gente va a los bosques a talar árboles de modo ilegal, cazar y pescar sin licencia, para alimentar a sus familias. “Pero a pesar de ello, no se puede permitir el exterminio de animales y plantas“, adviertió.

El presidente de WWF Rusia recordó que tres décadas antes la caza incontrolada durante la crisis económica casi echó por tierra los esfuerzos de científicos y naturalistas soviéticos, que recuperaron una población animal desaparecida del entorno natural a principios del siglo XX, y tomó muchos años recuperar el terreno perdido.

“Es imposible poner en pausa a la naturaleza y pedirle que espere hasta mejores tiempos. Necesita de nuestra ayuda al igual que antes, y la necesidad de salvarla de las acciones desesperadas de la gente es más grande que nunca”, señaló.