Reino Unido detecta ‘descendiente’ de la…
Operaciones de control de armas y municiones se inte…
Ministerio de Energía evalúa nueva propuesta de adqu…
Más de 12 000 menores de seis años quedaron huérfano…
Secretario de EEUU, Anthony Blinken, llega a Carondelet
Un herido al estrellarse un avión en Texas con 21 pe…
Ecuador constatará situación de migrantes en la fron…
Guayaquil registra siete muertes semanales por covid-19

Tortuga carey con lesiones graves fue rescatada en Manabí; Hombre con 13 dientes de delfín amazónico detenido

La tortuga carey rescatada en Manabí fue intervenida quirúrgicamente. Foto: cortesía Ministerio de Ambiente

La tortuga carey rescatada en Manabí fue intervenida quirúrgicamente. Foto: cortesía Ministerio de Ambiente

La tortuga carey rescatada en Manabí fue intervenida quirúrgicamente. Foto: cortesía Ministerio de Ambiente

Una tortuga carey, considerada en peligro crítico de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, fue rescatada en Puerto Cabuyal, en el cantón San Vicente, Manabí.

De acuerdo con información del Ministerio del Ambiente, este 21 de enero del 2021, los veterinarios de la Dirección Zonal del Ambiente y Agua de Manabí encontraron lesiones graves en el cuerpo de la tortuga producto de las mordeduras de perros y actualmente se encuentra bajo observación.

Rubén Alemán, médico de la Clínica de Salango, en Puerto López, explicó que “el animal llegó con varias heridas por lo que tuvo que ser intervenida quirúrgicamente y dependiendo la evolución y cicatricatrización de sus lesiones podrá ser liberada”.

A escala nacional, Manabí cuenta con una clínica de rehabilitación de tortugas marinas a la que llegan diversas especies de las provincias de Guayas, Santa Elena y Esmeraldas para el tratamiento médico respectivo por parte los especialistas del Parque Nacional Machalilla.

La información señala que en Ecuador se han registrado anidaciones en La Playita, ubicada en el Parque Nacional Machalilla, y Playa Rosada, en la Reserva Marina El Pelado, durante la última temporada de desove (puesta de huevos) que inició en diciembre de 2020 hasta enero de 2021.

El Ministerio del Ambiente también impulsa el proyecto de conservación de estos animales marinos en las zonas costeras de las áreas protegidas y socializa con los turistas sobre la importancia de conservar esta especie en peligro de extinción, y realiza un monitoreo de las tortugas marcadas para conocer su patrón de movimiento, sitios de alimentación y playas de desove.

Hombre recibe la pena máxima por atentar en contra del patrimonio natural del Estado

Un hombre que fue detenido el pasado diciembre del 2020 en posesión de 13 dientes de delfín amazónico, dos dientes de felino y un hueso peniano de cuchucho, fue sentenciado a tres años de prisión y el pago de una multa de USD 1 600, por el delito contra la flora y fauna silvestre, según el artículo 247 del Código Orgánico Integral Penal.

En el marco del proceso penal, el Ministerio del Ambiente y Agua presentó los informes técnicos periciales solicitados por la Fiscalía de Francisco de Orellana y la Oficina Técnica de Orellana, inició las acciones administrativas, a cargo de la Unidad Jurídica, con base en el numeral 2 del art. 318 del Código Orgánico Ambiental.

Un hombre que fue detenido con 13 dientes de delfín amazónico. Foto: cortesía Ministerio del Ambiente

Diego Naranjo, técnico de Vida Silvestre de la cartera de Estado, dijo que “es importante marcar un precedente para que estas actividades que atentan contra la vida silvestre terminen completamente y la ciudadanía conozca y, tome en cuenta que la flora y fauna del país no se puede afectar”.

Según la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el cuchucho se encuentra en estado de preocupación menor, sin embargo, el delfín amazónico o rosado se encuentra en peligro de extinción.

La tenencia de toda clase de piel, cornamentas, patas y más partes de un animal silvestre está tipificada en el Código Orgánico Integral Penal en el art. 247, el cual señala, que: “La persona que cace, pesque, capture, recolecte, extraiga, tenga, transporte, trafique, se beneficie, permute o comercialice, especímenes o sus partes, sus elementos constitutivos, productos y derivados, de flora o fauna silvestre terrestre, marina o acuática, de especies amenazadas, en peligro de extinción y migratorias, listadas a nivel nacional por la Autoridad Ambiental Nacional así como instrumentos o tratados internacionales ratificados por el Estado, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años”.

Suplementos digitales