Fiscalía investiga a Pedro Castillo por rebelión y c…
Expresidente de Guatemala Pérez Molina es culpable d…
Guillermo Lasso publicó video sobre operativo en cár…
¿Cómo cuidar a los estudiantes de infecciones respiratorias?
Dos ecuatorianos detenidos en incautación de droga en Panamá
Keiko Fujimori respalda nuevo gobierno de Dina Bolua…
Fiscalía pide una sentencia de 13 años y cuatro mese…
Exmaestro es sentenciado a 120 años de cárcel por po…

Sentencia para un hombre en Malasia que mató una gata preñada dentro de un secador de ropa

Imagen referencial. Un hombre fue sentenciado a prisión por matar a una gata preñada, después de arrojarla a un secador de ropa. Foto: Pixabay

Imagen referencial. Un hombre fue sentenciado a prisión por matar a una gata preñada, después de arrojarla a un secador de ropa. Foto: Pixabay

Imagen referencial. Un hombre fue sentenciado a prisión por matar a una gata preñada, después de arrojarla a un secador de ropa. Foto: Pixabay

Un hombre en Malasia que mató a una gata que esperaba crías colocándola en una secadora fue sentenciado a 34 meses de prisión, informó la agencia de noticias Bernama el miércoles 6 de noviembre del 2019.

Los hechos, que tuvieron lugar en una lavandería de la capital de Malasia, Kuala Lumpur, a última hora de la noche de septiembre de 2018, fueron filmados por una cámara de vigilancia y provocaron la ira del público.

“Espero que esta sentencia sirva de lección para el acusado y para el público en general. Para que nadie sea cruel con los animales”, declaró el juez Rasyihah Ghazali.

El hombre de 42 años, identificado como K. Ganesh, fue condenado a prisión el martes 5 de noviembre después de haber sido declarado culpable de violar la legislación de protección de los animales.

También fue multado con 40 000 ringgit (USD 9 700) , pero permanece en libertad bajo fianza a la espera de una apelación.

Un primer culpable, un taxista, fue encarcelado por dos años en enero en este mismo caso. Las imágenes de vigilancia de la lavandería se han vuelto virales en las redes sociales de Malasia. Allí se veía a los dos hombres lanzando la secadora después de poner las fichas e irse.

El cadáver del animal fue hallado posteriormente por un cliente que lo denunció a la policía.