Presidente Guillermo Lasso viajará a Perú para la in…
El abandono de perros es común, pero difícil de sancionar
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 27 de julio del 2021
Beneficios de prelibertad a favor de los presos tard…
El aroma del café de altura de Ecuador gana mercados
Testimonio: ‘Hay que tenerle respeto al páramo, sino…
El servicio de bus no llega a todas las comunas rura…
Pablo Celi impuso álgido careo con sus interpelantes

Recolección de productos se fortalece en Quito

ReciVeci hizo cuatro recolecciones en Quito en las últimos días, financiadas por PNUD

ReciVeci hizo cuatro recolecciones en Quito en las últimos días, financiadas por PNUD

ReciVeci hizo cuatro recolecciones en Quito en las últimos días, financiadas por PNUD. Foto: Cortesía ReciVeci

Los recicladores de base empezaron a recibir los materiales que se estuvieron guardando en los hogares durante la primera etapa de la emergencia por el covid-19. Ahora que las personas ya pueden salir más que antes, una de las preocupaciones es que la separación de residuos se detenga.

Cuando el semáforo estuvo en rojo, se difundió el mensaje de que se debía “reciclar, desin­fectar y almacenar”. Claudia Andrade, cofundadora de ReciVeci, espera que esta costumbre adquirida durante el confinamiento no se pierda. En esta etapa, el enfoque está puesto en fomentar el contacto con los recicladores.

Para esto, se puede usar la ReciApp. Esta herramienta fue creada por ReciVeci para que los usuarios puedan identificar a los recicladores de base más cercanos a su hogar y les entreguen el material.

Durante este tiempo, la ‘app’ ha ayudado a las personas a registrar la cantidad de elementos reciclables que acumularon en sus casas. La herramienta les ha permitido darse cuenta del alto número de residuos que normalmente generan, los cuales muchas veces terminan en el relleno sanitario.

Andrade cuenta que, debido al interés que han demostrado las personas, la idea es empezar con el servicio de recolección diferenciada.

Los recursos que se obtengan mediante esta modalidad se utilizarán para cubrir gastos de transporte necesario para recoger los materiales de los hogares, pagar a los recicladores por su día de trabajo y trasladar lo recolectado hasta los centros de acopio.

Otra forma de identificar a los recicladores cercanos es salir a la calle en los días de recolección de la basura. Estas personas, por lo general, se acercan a las bolsas en busca de los envases. Lo más importante es que ambos fijen un día y una hora para la recolección.

Materiales como plástico, cartón, papel y aluminio son los que buscan los recicladores. Antes de entregarlos, es importante limpiarlos y secarlos. En el caso de los envases de champú, detergente y jabón, hay que asegurarse de que no tengan líquido en su interior. Todo esto se puede dejar en una funda o caja por separado para que los productos no se contaminen.

Si se va a entregar latas de aluminio, hay que lavarlas, secarlas y llevar la tapa hacia adentro del envase para que los recicladores no se lastimen cuando las manipulen.

Otra iniciativa activada es Botellas de Amor. Se enfoca en el reciclaje de los plásticos flexibles como empaques de comida, bolsas, sorbetes o mezcladores. Consiste en introducir estos elementos en botellas plásticas, las cuales deben estar limpias y desinfectadas. Después, hay que entregarlas en los centros de acopio de la Fundación para que sean transformadas en ma­dera plástica.