Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 14 de junio del 2021
La vacuna es una forma de protegerse, pero no libra …
Transportistas de seis ciudades piden subir el pasaje urbano
Hotel Quito, el ícono de la modernidad de la ciudad
Venezolanos tienen alta expectativa para la regularización
La Fiscalía acumula más elementos en el caso Las Torres
La demanda de vestidos de grado se recupera frente al 2020
14 años de debate, para focalizar subsidios; Gobiern…

Japón decide verter al Pacífico el agua procesada de la central de Fukushima

El primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, anunció la decisión después de someterla a consultas con la operadora de la planta, con el regulador nuclear nipón y con las autoridades locales de Fukushima. Foto: EFE

El primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, anunció la decisión después de someterla a consultas con la operadora de la planta, con el regulador nuclear nipón y con las autoridades locales de Fukushima. Foto: EFE

El primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, anunció la decisión después de someterla a consultas con la operadora de la planta, con el regulador nuclear nipón y con las autoridades locales de Fukushima. Foto: EFE

El Gobierno de Japón decidió este martes 12 de abril del 2021 que se verterá al Pacífico el agua contaminada que se almacena en la accidentada central nuclear de Fukushima, tras tratarla para retirar la mayor parte de los elementos radiactivos.

Esta controvertida medida está dirigida a resolver la acumulación de agua radiactiva en las instalaciones nucleares de Daiichi, uno de los problemas más acuciantes dentro del complejo proceso de desmantelamiento de la planta que resultó dañada por el terremoto y el tsunami de marzo de 2011.

El primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, tomó hoy esta decisión en una reunión con su Gabinete de Gobierno, después de someterla a consultas con la operadora de la planta, Tokyo Electric Power, con el regulador nuclear nipón, el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) y con las autoridades locales de Fukushima, entre otras partes.

Suga calificó la medida de “inevitable” para el desmantelamiento de la central, así como la opción “más realista” de las disponibles, según dijo en declaraciones durante la reunión recogidas por la cadena estatal de radiotelevisión NHK.

El vertido controlado de agua procedente de la central era la solución por la que se habían decantado desde principios del año pasado las autoridades niponas, al considerarla la más viable entre un elenco de otras opciones técnicamente más complejas.

Pero la decisión final se había retrasado debido a la oposición del Gobierno de Fukushima y de las asociaciones de pescadores locales, que consideran que el vertido podría perjudicar aún más sus actividades económicas, entre las más castigadas por el accidente nuclear de 2011.

Las autoridades japonesas mantienen que el vertido no generará ningún riesgo para la salud humana debido a que los niveles de tritio liberados al mar estarán por debajo de los estándares sanitarios nacionales -al ser mezclado con agua marina-, y defienden que esta es una práctica habitual en la industria nuclear de otros países.

Suga afirmó que el Gobierno “hará esfuerzos” por despejar la inquietud generada por el vertido, y afirmó que el plan gubernamental “ha sido estudiado por expertos durante más de 6 años” y cuenta con el visto bueno del OIEA.

Se trata del agua almacenada en enormes tanques y procedente del enfriamiento de los núcleos de los reactores nucleares dañados, así como de los acuíferos subterráneos y lluvias que se filtran y terminan contaminadas con isótopos radiactivos.

Las instalaciones de Fukushima Daiichi cuentan con un sistema de procesamiento del agua que elimina la mayoría de los materiales radiactivos considerados peligrosos, con excepción del tritio, un isótopo presente en la naturaleza aunque en baja concentración.

Más de 1,25 millones de toneladas de agua procesada se almacenan en las instalaciones de Daiichi, y se prevé que la capacidad para su almacenamiento se agote en otoño del próximo año según el ritmo actual al que se genera ese líquido.

El Ejecutivo nipón prevé llevar a cabo el vertido controlado durante dos años a partir de la decisión tomada hoy, según explicó Suga.