Nueva aerolínea de origen dominicano llega a Ecuador
Perenco tiene deuda en el SRI; Gobierno espera acuer…
Denuncia contra el juez que concedió hábeas corpus a…
Piedras alemanas del Rin revelan historias de hambre…
Irán analizará propuesta de la UE para continuar con…
Explosión del Sangay deja un espectáculo de fuego y …
Organizaciones exigen leyes para el respeto de los d…
Las peores lluvias en 80 años en Corea del Sur dejan…

Indignación en Sudáfrica tras la liberación de traficante de rinocerontes

Sudáfrica alberga la mayor población africana de rinocerontes. Foto: Pixabay

Sudáfrica alberga la mayor población africana de rinocerontes. Foto: Pixabay

Sudáfrica alberga la mayor población africana de rinocerontes. Foto: Pixabay

Los defensores de la fauna salvaje expresaron el lunes, 17 de septiembre del 2018, su indignación en Sudáfrica tras la liberación de un traficante tailandés de cuernos de rinoceronte, que solo cumplió seis de los 40 años de su pena de prisión inicial.

Chumlong Lemtongthai, que se benefició de una medida de libertad condicional en Pretoria la semana pasada, volvió inmediatamente a Bangkok, según una fuente gubernamental sudafricana.

Durante su juicio en 2012, reconoció haber obtenido permisos de caza de forma fraudulenta. Luego pagó a cómplices, entre varias trabajadoras sexuales, para obtener el derecho a exportar como “trofeos26 cuernos de rinoceronte. Luego los vendió en el mercado negro de Asia, donde un kilo se paga hasta USD 64 174.

Los defensores de los animales, que habían celebrado la condena a 40 de cárcel impuesta a Chumlong Lemtonghai, se indignaron con la noticia de su liberación.

Es “una vergüenza absoluta”, dijo Audrey Delsink, directora de la ONG Humane Society International. “Esto envía el mensaje de que los cazadores furtivos relacionados con redes de traficantes son tratados con indulgencia”.

Lemtongthai estuvo personalmente implicado en la masacre ilegal de 26 rinocerontes y ordenó la muerte de al menos 50 animales”, precisó.

Para el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), las autoridades deben procurar que “las acciones judiciales lleguen a buen puerto y que los responsables cumplan condenas apropiadas”.

La administración penitenciaria se defendió de las acusaciones asegurando que sólo había cumplido la ley, y que la comisión de las liberaciones condicionales había decidido que Lemtongthai podía salir de prisión.

La justicia había reducido la condena del traficante en apelación en 2013 y en 2014.

Aunque los cuernos de rinocerontes se componen de keratina, la misma materia que las uñas humanas, la medicina tradicional asiática le atribuye todo tipo de virtudes curativas. La demanda se disparó en los últimos años, provocando la creación de redes de caza furtiva y de tráfico desde África.

En Sudáfrica, que alberga la mayor población africana de rinocerontes, el número de ejemplares muertos a manos del hombre pasó de 13 en 2007 a más de 1 000 al año en el último lustro.