Afectaciones a negociantes del Centro Histórico y es…
Joven fue asesinada y sepultada por su pareja
Los mercados de Quito y Guayaquil están abastecidos …
Recién nacida, abandonada en peña de Imbabura
El paro nacional afectó a Petroecuador en cerca de U…
Ejecutivo solicita a la Iglesia confo…
Hallan cadáver en la laguna del parque La Alameda
Un reo en Texas pide que se retrase su ejecución par…

Indignación por desaparición de gatos en centro universitario de Guayaquil

Imagen referencial. Rescate Animal exige los nombres de los responsables de la desaparición de una colonia felina en la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol). Foto: Max Pixel

Imagen referencial. Rescate Animal exige los nombres de los responsables de la desaparición de una colonia felina en la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol). Foto: Max Pixel

Imagen referencial. La organización Rescate Animal alertó a animalistas y activistas sobre la desaparición de 47 gatos que eran parte de la fauna urbana de la Espol. Foto: Max Pixel

La fundación Rescate Animal Ecuador publicó este lunes 27 de mayo del 2019 una carta pública en la que alertó y condenó la desaparición de 47 gatos que habitaban en el campus de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol). La misiva generó reacciones entre las personas, estudiantes y exalumnos de ese centro de estudios de Guayaquil.

Según los activistas, el Grupo Protector de Animales Claudia Poppe (GPA) realizó un censo tras el cual se identificó «la desaparición de 47 felinos que habitaban en el Campus, así como se confirmó que los gatos desaparecidos se encontraban esterilizados, vacunados, desparasitados y censados anteriormente».

La organización dijo a las autoridades del centro académico que «la fauna urbana y silvestre son su responsabilidad y es su deber cumplir y hacer cumplir las ordenanzas y leyes vigentes con respecto al bienestar animal dentro de su jurisdicción, más aún por ser el Campus un Bosque protector».

El colectivo animalista mencionó que la desaparición de los felinos significó también una pérdida económica de fondos que recaudaron voluntarios y entre los cuales figurarían rubros del Municipio de Guayaquil.

«Más allá de reprobar el uso de la violencia contra los animales, queremos demostrar en términos económicos lo que representa la desaparición de los 47 gatos: Se perdieron alrededor de USD 4 551 desglosados en comida para alimentarlos durante un año, atención veterinaria, vacunas, desparasitantes y esterilizaciones. Este valor fue reunido con mucho esfuerzo de voluntarios y activistas, además se utilizó presupuesto municipal (de la Unidad Móvil de Esterilización del Municipio de Guayaquil).

La Fundación instó a la comunidad animalista a que brinde «apoyo y protección a los testigos que presenciaron los hechos», que propiciaron la desaparición de los felinos. La Espol no se ha pronunciado sobre la carta hasta las 20:30 de este lunes 27 de mayo.

La misiva generó distintos mensajes en las redes sociales de Facebook y Twitter, en donde el tema se posicionó como una de las tendencias de este lunes.

«Es necesario conocer el o los culpables de tal crimen, no se puede dejar pasar este acto de asesinato, los animales aunque no tengan racionalidad, ellos también sienten dolor, agonía», escribió Miguel Briones.

«La orden de desaparecer la colonia felina vino de alguna parte, de alguien con autoridad, y deja un grave precedente que mancha el nombre de la Espol», manifestó Juan Carlos Holguín.

Jorge Rodríguez dijo: «como politécnico y animalista que por favor se encuentre a los responsables de la desaparición de estos gatitos que tanto esfuerzo y dedicación han costado a un grupo de voluntarios y estudiantes interesados en el manejo ético de estas colonias«.

Mercy Vargas escribió: «yo me siento orgullosa de ser politécnica pero rechazo rotundamente esta acción, ¿desaparecer a 47 gatitos? ¿Por qué no hacer una campaña de reubicación? ¿Por qué no permitirles estar libremente dentro del bosque protector? ¿Que estorbo les hacían? Eso es maltrato animal».

Emily Castro cuestionó: «la pregunta tan solo no es donde están los gatitos si no que les hicieron o qué estarán sufriendo».