Rescalvo y Paiva, el lado desconocido de los DT
Serenata quiteña en la agenda de Fiestas para el 5 d…
Violencia en Guayas obliga a migrar a la gente a otr…
Ecuador ha perdido USD 424 millones en el sector agr…
Río cancela fiesta de fin de año tras primeros casos…
Chile confirma su primer caso de variante Ómicron
Salario de profesores en Venezuela llega a USD 11
Decisión judicial avala a comerciantes informales en…

Dos personas fueron detenidas por la muerte de dos venados dentro de una Reserva Ecológica

Los guardaparques del Ministerio del Ambiente habrían encontrado a los acusados con los cuerpos de los venados. Foto: Cortesía Instituto Tueri-USFQ

Los guardaparques del Ministerio del Ambiente habrían encontrado a los acusados con los cuerpos de los venados. Foto: Cortesía Instituto Tueri-USFQ

Los guardaparques del Ministerio del Ambiente habrían encontrado a los acusados con los cuerpos de los venados. Fotos: Cortesía Instituto Tueri-USFQ

Dos venados cola blanca fueron cazados la noche de este 8 de abril del 2018 dentro de la Reserva Ecológica Antisana. Los presuntos responsables recibieron medidas cautelares en una audienca de calificación de flagrancia y esperan una audiencia de juzgamiento en 10 días.

Tarsicio Granizo, ministro del Ambiente, explicó en una rueda de prensa realizada hoy (10 de abril del 2018) que los acusados habrían ingresado al área protegida a través de la falsificación de sus identidades.

Los guardaparques del MAE, los habrían encontrado con los cuerpos de un venado adulto y otro juvenil, en un operativo realizado en la reserva. Esta especie se encuentra bajo la categoría de ‘casi amenazada’.

Andrés Ortega, coordinador Ejecutivo del Instituto Tueri-USFQ, explica que los animales llegaron hasta la clínica, donde se les realizó exámenes de sangre y se les está extrayendo las municiones.

A través de las placas radiográficas se pudo determinar que los venados recibieron al menos dos disparos cada uno, dice Ortega, que causaron fracturas en sus costillas y lesiones en el tórax, pecho y músculos.

Las placas realizadas a los animales, determinan fracturas causadas por el impacto de bala.

Las balas habrían penetrado en el cuerpo de ambos y al salir, habrían destrozado todos los tejidos a su paso, causando la muerte súbita de ambos. Su fallecimiento se atribuye a un shock y una hemorragia aguda.

Los animales permanecerán en Tueri hasta que el juez dicte lo contrario. Mientras tanto, se les realizará un examen genético para determinar la presencia de sangre humana. Esto podría servir para el proceso judicial.

Según Ortega, es importante que las personas tomen consciencia de la gravedad de “matar a un animal por placer”, ya sea dentro o fuera de las áreas protegidas.

Los acusados actualmente enfrentan un proceso judicial por la invasión de áreas de importancia ecológica, que es un delito tipificado en el artículo 245 del Código Orgánico Integral Penal (COIP). La pena máxima podría llegar a tres años de cárcel.
“Deseamos que en este caso apliquen el máximo rigor de la ley”, dijo el Ministro del Ambiente y considera que se debe modificar el COIP en estos temas para que las sanciones sean más exigentes.

Ambas personas recibieron medidas cautelares tras la audiencia de calificación de flagrancia. Los presuntos autores de este delito deberán presentarse dos veces por semana ante la autoridad judicial por 10 días. Durante estos días se llevará a cabo el proceso de instrucción fiscal. El 20 de abril se realizará la nueva audiencia.

Suplementos digitales