Historial clínico de Jorge Glas señala que padece cu…
Todo listo para la Serenata Quiteña
Comisión recomienda no cambiar el Consejo de Gobiern…
Contribuyentes con deudas pueden acogerse al sistema…
La erosión regresiva del río Coca avanza
Venezuela, uno de los países más caros para vivir
Erupción del Semeru deja al menos 13 muertos y un pa…
Los ciudadanos siguen incumpliendo las normas en Quito

La calidad del aire mejoró en Cuenca

La calidad del aire en Cuenca registra mejoras significativas por la ausencia de movimiento en las calles. Foto: Xavier Caiviangua / EL COMERCIO

La calidad del aire en Cuenca registra mejoras significativas por la ausencia de movimiento en las calles. Foto: Xavier Caiviangua / EL COMERCIO

La calidad del aire en Cuenca registra mejoras significativas por la ausencia de movimiento en las calles. Foto: Xavier Caiviangua / EL COMERCIO

La cuarentena que se registra por la pandemia de covid19 mejoró la calidad del aire en Cuenca. La Universidad del Azuay, a través del Instituto de Estudios de Régimen Seccional del Ecuador y en conjunto con la Empresa Municipal de Movilidad, Tránsito de Cuenca analizan esta situación.

Según Chester Sellers, investigador y profesor de la Universidad del Azuay, en este análisis se determinó cambios, especialmente, en el monóxido de carbono (CO), el dióxido de nitrógeno (NO2), el dióxido de azufre (SO2) y el material particulado de 2.5 micras (PM2.5). “Registran valores visiblemente inferiores en relación a años anteriores”.

Sellers dijo que estos son los contaminantes principales que se encuentran en la atmósfera y en función de estos elementos se calcula el índice de calidad del aire (ICA), que es un valor adimensional cuyo rango se encuentra entre 0 y 500 puntos. De esa forma, explicó, se puede evaluar la calidad del aire que se respira en Cuenca y sus efectos en nuestra salud.

La cuarentena impuesta a la población a causa de la pandemia por el coronavirus disminuye contaminantes del aire de las ciudades. Foto: Xavier Caivinagua / EL COMERCIO

Él dijo que estos gases tienen distintos efectos. Por ejemplo, el PM2.5, al ser un polvo muy fino, entra directamente en los pulmones y los albeolos pulmonares, causando daños severos a nuestro organismo.

Sellers señaló que una vez que finalice la cuarentena, el índice de calidad de aire volverá a sufrir cambios, por eso pidió que la ciudadanía cambie de hábitos. “Deberíamos, por sentido común, evitar el uso excesivo de los vehículos, buscar medio alternos de movilidad, el simple hecho de caminar a la tienda de la esquina en vez de ir en vehículo, acciones tan simples como esas tienen un gran impacto sobre las emisiones antrópicas al aire”.

La calidad del aire de la capital azuaya se puede monitorear a través del la página web del IERSE http://ierse.uazuay.edu.ec/

Suplementos digitales