Sismo de magnitud 7.5 en Perú fue sentido en Ecuador…
Adultos mayores recuperan el tiempo de la pandemia
Las UPC cerradas producen angustia en los vecinos de Quito
884 kilómetros de vías de Tungurahua bajo el cuidado…
El ahorro educativo se apalanca en 3 productos
Ahorrar para la vejez, una tarea postergada
Guías penitenciarios, rehenes de las bandas
Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 28 de …

Condenan el abusivo comercio legal de animales icónicos de África en el mundo

Imagen referencial. Soldado que luchaba contra la caza furtiva muere al ser atacado por un elefante. Foto: Max Pixel.

Imagen referencial. Soldado que luchaba contra la caza furtiva muere al ser atacado por un elefante. Foto: Max Pixel.

Imagen referencial. La ONG WAP dio a conocer el maltrato que sufren animales de África para comercializar sus pieles.  Foto: Max Pixel.

La demanda internacional de animales icónicos de África les causa un “sufrimiento inmenso” y pone en riesgo su supervivencia, denunció hoy,4 de octubre de 2019, la ONG World Animal Protection (WAP), al subrayar que 2,7 millones de esos ejemplares se comercializaron legalmente en el mundo entre 2011 y 2015.

En un informe publicado este viernes 4 de octubre, WAP apunta que esa cifra representa a “especies que se extraen de su hábitat natural y se crían en granjas comerciales por su piel y el comercio de mascotas exóticas”.

Entre esos animales sometidos al comercio legal -que se venden en lugares como Europa, Estados Unidos, Asia o Latinoamérica– figuran el cocodrilo del Nilo, el elefante, la pitón real, el hipopótamo común, la zebra Hartmanns de montaña o el loro gris africano.

“Los cocodrilos del Nilo se crían de forma intensiva para ser sacrificados y desollados por su cuero, con un promedio de más de 189 000 pieles exportadas anualmente entre 2011 y 2015″, remarca el informe.

La ONG, organización fundada en 1981 para defender la protección de la fauna y con presencia en numerosos países, también llama la atención sobre el “sufrimiento animal” que acarrea ese tipo de comercio, que abarca desde la “captura traumática inicial” a las “malas condiciones de cría en cautividad” o el “sacrificio“.

“Los elefantes -explica- son asesinados en su hábitat natural por su marfil pero también por sus pieles, que se usan para chaquetas e interiores de automóviles. Debido a su tamaño, una muerte provocada por un humano no está garantizada, ya que las balas que no dan en el blanco pueden resultar en una muerte prolongada y agonizante”.

El animal vivo más comercializado es la pitón real, de la que se exportaron más de 500 000 entre 2011 y 2015 ejemplares, cuya mayoría fue a parar a Estados Unidos para “una vida destinada a un tanque de exhibición de cristal”.

“Este comercio de animales puede ser legal, pero eso no hace que sea correcto. Estos son animales salvajes, no artículos producidos en fábrica”, remarcó el jefe de investigación y bienestar animal de WAP, Neil DCruze, en un comunicado.

“Esta cruel industria perjudica a los animales salvajes y puede dañar la biodiversidad de África con efectos devastadores a largo plazo”, agregó DCruze.

Más allá del comercio legal, WAP -que elaboró el informe con datos de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES)- recordó que los cinco animales africanos más afectados por el tráfico ilegal en 2017 fueron el elefante, el rinoceronte, la jirafa, el pangolín y el león. 

Suplementos digitales