9 de diciembre de 2018 00:00

Amaneceres quiteños junto a una bicicleta

Sendero en el Parque Metropolitano. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO

Sendero en el Parque Metropolitano. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 7
Patricio Terán
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La mejor hora para hacer deporte es muy temprano en la mañana. Al despertar tenemos más energía y nos sentimos más activos. Si a esto se suman los horarios de trabajo, madrugar es la opción más efectiva.
Esto trae además otra ventaja, la posibilidad de conocer y admirar los paisajes del amanecer quiteño.

El ciclismo me permite recorrer senderos únicos y llegar muy alto. Desde los casi 3 000 metros de altura del Parque Metropolitano, o desde los
4 000 metros de las antenas del Pichincha, se puede admirar el resplandor de Quito y sus valles, con los colores que los primeros rayos de luz adoptan, en medio de las caprichosas formas de las nubes y las sombras que contrastan con el terreno.

Amanecer en el Parque Metropolitano. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO

Amanecer en el Parque Metropolitano. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO

Estas fotos han sido captadas con un celular. Son momentos únicos, porque el amanecer dura unos pocos minutos y, conforme avanza el sol, el paisaje se transforma.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)