Fuertes vientos se registraron en Quito durante la m…
En Manabí hay más movimiento turístico por las vacac…
Un pastor que vendía vacunas en Brasil admite fraude…
Piden 25 años de cárcel, máxima pena, para asesino d…
‘Caballo de Troya’: Así funciona la vacu…
IESS desvincula a 364 empleados para optimizar recursos
Biden dice que gobernador de Nueva York debería renu…
Incendio en California obliga a evacuar a un pueblo entero

Agrupación quiteña fomenta el folclor en jóvenes y adultos

La agrupación expone en sus presentaciones géneros musicales como sanjuanito y bomba del Chota. Foto:  cortesía Danza Tierra Viva

La agrupación expone en sus presentaciones géneros musicales como sanjuanito y bomba del Chota. Foto: cortesía Danza Tierra Viva

La agrupación expone en sus presentaciones géneros musicales como sanjuanito y bomba del Chota. Foto: cortesía Danza Tierra Viva

En el año 2016, niños, jóvenes y adultos que habitaban el barrio La Comuna de Santa Clara -ubicado al centro-norte de Quito- decidieron impulsar y apropiarse del folclor nacional con la creación del ballet folclórico Tierra Viva.

En dicho año, un misionero llamado Roberto Gallardo reu­nió a 12 bailarines que contaban con más de ocho años de experiencia en danza nacional. Con el tiempo, el conocimiento y el empeño de sus integrantes para destacar las diferentes culturas ecuatorianas a través de la danza, Tierra Viva logró reunir a 45 bailarines.

Actualmente, los danzantes de este grupo son jóvenes y adultos que tienen entre 14 y 41 años de edad, y niños que van desde los 6 a los 13 años.
Ellos no solo nacieron y crecieron en el sector de La Comuna, también llegaron desde barrios como Mena del Hierro, Quitumbe, Marianitas, El Inca, Kennedy, Luluncoto, San Vicente de Las Casas, el valle de Tumbaco y lugares del Centro Histórico.

Bailando, saltando, zapateando, formando círculos tomados de la mano y entonando cantos es la manera en que la agrupación destaca a los sanjuanitos como uno de los géneros que practica y expone en sus presentaciones.

Enry Intriago, parte de Tierra Viva, comenta que este ritmo ecuatoriano posee y transmite alegría y emociones que motivan a los asistentes de programas y fiestas de pueblo -o urbanas- a disfrutar.

Gracias a la utilización de tambores e instrumentos de origen español o mestizo como la guitarra, el requinto o el güiro, Intriago señala a la Bomba del Chota como otro de los géneros musicales que el ballet maneja para su danza.

En este baile, el ritmo y la velocidad pueden variar desde un tiempo ligero hasta una intensidad veloz. Además, se manejan los movimientos de cadera y las formas eróticas de acercarse entre danzantes.

El vestuario que utilizan para danzar es “propio y original”, adquirido en las comunidades. “A dichos trajes se les complementa con accesorios y detalles que muestran la proyección del ballet en sus espec­táculos”, dice Intriago.

Lo primordial es respetar la forma en que se debe portar cada traje, es decir, buscando que no se distorsione la forma de vestir de los antepasados y con el objetivo de rescatar la identidad, las costumbres y tradiciones del Ecuador.

Transmitir las tradiciones de los antepasados y fomentar las diferentes culturas ecuatorianas son los objetivos de Tierra Viva. A estos se suma fomentar la danza como una forma de vida que requiere disciplina, constancia, trabajo y ganas de crear y recrear elementos propios del folclor.