7 de agosto de 2018 09:23

Francella y Brandoni abordan el insólito mundo del arte en 'Mi obra maestra'

La película 'Mi obra maestra' es un guión de Andrés Duprat. Foto: Captura

La película 'Mi obra maestra' es un guión de Andrés Duprat. Foto: Captura

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los reconocidos actores argentinos Guillermo Francella y Luis Brandoni encarnan dos amigos tan entrañables como diferentes en 'Mi obra maestra', filme de Gastón Duprat que se mete en el "insólito" mundo de las artes plásticas con fino humor y mucho de misterio.

Francella encarna a Arturo Silva, un "marchand" citadino, con cierto aire de sofisticación propio del mundo del arte y hábil para descubrir nuevos talentos y hacer negocios, aunque en diez años no ha logrado vender ni un solo cuadro de su amigo Renzo Nervi (Brandoni).

El veterano pintor fue una celebridad en la década de 1980, pero ahora su obra está devaluada y su vida hecha una ruina, económica y sentimentalmente, en gran parte por su perfil antisocial y, como se define el propio Renzo, un ser "ambicioso, egoísta", una "especie de discapacitado" que hace "algo inútil".

Renzo no encuentra nuevas ideas para "modernizar" su obra más allá de pegarle dos tiros a uno de sus cuadros. Arturo, con todo, intenta ayudarle.
"Está muy desencantado con lo que le está pasando en su vida después de haber sido un pintor muy célebre y codiciado", cuenta Brandoni, que no oculta su "fascinación" ante un personaje que le permitió mostrar diferentes "caras y estados de ánimo".

Para Francella, uno de los mayores atractivos de este proyecto fue trabajar con Brandoni en dos personajes "muy heterogéneos", pero que "se aman, tienen una amistad extraordinaria", "un vínculo de afecto y de trabajo intenso".

Un hecho inesperado mueve a Arturo a usar sus artes como comerciante del arte y forjar su "obra maestra", un plan que dispara una batería de interrogantes al espectador sobre las verdaderas motivaciones en torno a la obra de Renzo: ¿es por amistad o por negocio?

"Uno cree conocerse mucho y quizás, en un momento límite, aparece algo de vos que desconocías tener. Esto nos pasa a todos. Arturo no hace algo maquiavélico", sostiene Francella en una entrevista.

Tras dirigir una decena de filmes junto Mariano Cohn, entre ellos la exitosa 'El Ciudadano Ilustre' (2016), en 'Mi obra maestra' Duprat asume completamente la dirección, mientras Cohn es responsable de la producción.

El atrapante guión es de Andrés Duprat, quien ya tuvo esa tarea en anteriores películas de la dupla de directores como 'El Ciudadano Ilustre' y 'El hombre de al lado' (2009).

Video: Youtube, cuenta: Buena Vista International Latinoamérica

Esta coproducción con la española Mediapro llegará a los cines argentinos el próximo día 16, pero tendrá un lanzamiento internacional de lujo, el día 30, en la sección oficial del Festival de Venecia.

En noviembre se estrenará en España, donde jugará de local de la mano del actor y director Raúl Arévalo, quien en el filme da vida a Alex, un joven idealista que quiere aprender pintura con el "maestro" Renzo y que terminará por tener un rol fundamental en la trama de la historia.

Con un delicado equilibrio de drama, suspenso, emoción y humor, la película aborda un mundo de las artes plásticas tan alejado del "gusto popular" que, a juicio del director, "permite situaciones muy disparatadas".

"En las artes plásticas suceden muchas cosas insólitas que el público no tiene por qué avalar porque el público mucho no importa, sino los críticos que le dan entidad de obra de arte a algo. Y eso es un mundo propicio para la película puede ser perfectamente un mondo de exageraciones, malos entendidos y desproporciones", dijo Duprat.

"El arte es un fraude", lanza uno de los protagonistas en un punto álgido del filme, una aseveración que Duprat reconoce que también puede darse en el mundo de la cinematografía, en particular con el "cine de autor", en el que "muchas veces se pueden colar cosas bastante pobres en el marco de lo experimental".

"Una obra maestra, en el cine, tiene ínfulas de ser importante y puede ser malísima. Espero que, en ese sentido, ésta no sea mi obra maestra", bromea el realizado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (2)