29 de octubre de 2020 19:13

Una mujer dará a luz a su nieto para cumplir el sueño de su hija

Julie (centro) decidió convertirse en la sustituta gestacional de su hija Breanna y su esposo Aaron. Foto: @ivf.surrogacy.diary

Julie (centro) decidió prestar su vientre para que crezca el bebé de su hija Breanna y su esposo Aaron. Foto: @ivf.surrogacy.diary

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 6
Redacción Elcomercio.com

El amor que Julie, una ciudadana estadounidense de 51 años, tiene por su hija Breanna es inabarcable. La joven intentaba junto a Aaron, su esposo, concebir a su primer niño pero, pese a dos tratamientos de fertilidad, no lo logró. Entonces, su madre decidió convertirse en su sustituta gestacional para cumplir el sueño de la pareja.

El conmovedor caso de maternidad subrogada, registrada en Illinois, en Estados Unidos, se hizo público porque Breanna decidió compartirlo en sus redes sociales el 14 de octubre último. Su objetivo era documentar el proceso para el futuro pero, además, ofrecer información a las mujeres o parejas que desean ser madres y padres. 

Con una fotografía que muestra a Julie sonriente, tocando su vientre, en donde crece su primer nieto, Breanna inicia su relato. La joven, emocionada, dice que tomó un "camino largo y duro para llegar aquí. Después de muchos años de infertilidad y pérdida, nuestro médico vino a nosotros y nos dijo que, en última instancia, mi útero era incapaz de tener un hijo".

Breanna cuenta que ella y Aaron anhelaban convertirse en padres. En esa búsqueda, la joven sufrió varios abortos espontáneos. "Uno de ellos requirió un D&C (procedimiento para eliminar el embarazo) y desarrollé una afección llamada síndrome de Asherman. Esta enfermedad causa que se formen bandas de tejido cicatricial dentro del útero. Google te dirá que es raro, pero eso no es cierto. La mayoría de las veces no se diagnostica", señala.


Su madre Julie acompañó cada uno de los procesos y, tras el diagnóstico, se ofreció más de una vez para que la joven pareja pudiese tener a su primer bebé. Pero, en un principio, Breanna pensó que era una idea insólita. "¿Mi respuesta? Me reí. No pensé que eso fuera posible. ¡Mi mamá, Julie, tiene 51 años y ya había pasado por la menopausia! Pero ella fue persistente", afirma.

Sí. La madre sabía perseverar y lo hacía con disciplina, un valor que aprendió en su camino como atleta profesional. Entonces, era momento de desarrollar embriones con el óvulo de Breanna y la esperma de Aaron. "Una vez que nuestro médico de fertilidad estuvo a bordo, preparó el cuerpo de mi madre para inseminarla. Lo que hizo fue aplicar una terapia hormonal que pausó su menopausia y el restó encajó". 

Ahora, Julie tiene 36 semanas de gestación y la pareja está ansiosa por conocer a su bebé. Para Breanna, el gesto de su madre se ha convertido en el "viaje más salvaje" de su vida. Y no deja de enorgullecerse de ella: "No se imaginan. Estamos muy agradecidos con mi mamá por habernos dato esta oportunidad. No creo que hubo una mañana en la que no me despierte y me pellizque", contó. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (2)