Tema

Washington Herrera

Racionalizar los subsidios

Toda política pública debe fundarse en la razón y ser decidida con base en conceptos y normas racionales en un contexto que atienda –hoy y mañana- al bien común. Cuando se creó el bono de la pobreza, a instancias del Banco Mundial, se aceptó que había que ayudar directamente a la población muy pobre y ha funcionado en buena forma durante más de 20 años porque ha sido bien focalizado.

Contaminación irresponsable

Cuidar la salud es la primera obligación del Estado. Nada es tan importante. Si el Estado no puede entregar combustibles buenos es mejor que decida su libre importación en aras de no afectar más a la salud de millones de ecuatorianos. Nuestro país, mentalmente subdesarrollado, mas bien disminuyó hace 4 años el octanaje de la gasolina extra de 87 octanos a 85 y el de la súper de 92 a 90, cuando lo deseable es por lo menos 95 octanos. Por esto los pobladores seguimos respirando humo venenoso, pagando más por los mismos combustibles malos.

Estancamiento sin más empleo

Si no hay más empleo adecuado ningún plan es bueno para la gente. Si no hay crecimiento económico per cápita no se crearán más plazas de trabajo. Mas - se diga o se calle - se va a achicar el tamaño del Estado, que significa menos empleo público que debe ser compensado con empleo privado, so pena de causar una recesión inmediata y el retroceso de la clase media vulnerable hacia la pobreza que ya padeció.

Brasil proteccionista

Este país es el único del mundo que no nos compra los camarones que el Ecuador vende a todos los demás países del mundo cumpliendo con todas las exigencias zoosanitarias. Similar problema tuvimos durante décadas para venderle banano no obstante que Brasil es uno de los mayores productores del mundo. Es que el proteccionismo de Brasil en favor de sus productores es excesivo y por eso es uno de los miembros de la Organización Mundial de Comercio –OMC- que más litigios enfrenta.

Proyecto Inequitativo

Las cuentas fiscales se pueden equilibrar si correlativamente bajan los gastos y aumentan los ingresos, pero el proyecto económico urgente tiene un enfoque contradictorio: bajan las fuentes de ingreso y no se concreta la disminución de gastos.

Un año lento y difícil

Ha transcurrido un año en cámara lenta, dentro de un contexto complejo debido a las turbulencias políticas, la corrupción, el terrorismo de los narcotraficantes, el déficit fiscal dejado por Correa, las obras inacabadas y fallidas, la ruptura dentro de alianza país que se diga o se calle afecta a la gobernanza, cuya implosión todavía no se ha decantado como para tomar decisiones durables y de consuno con la Asamblea Nacional.

Erradicación imposible

Según el Informe 2017 de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), el cultivo de la coca en el mundo creció del 2013 al 2015 en un 30%, especialmente en Colombia. En 2015 hubo 17 millones de consumidores de cocaína y desde entonces está aumentando en Europa, Estados Unidos y países de Asia.

A invertir y producir más

¡Antes que nada, que pronto regresen Javier, Paúl y Efraín!

Refinería del Pacífico

No es responsable creer que el próximo 24 de mayo el Ecuador pueda adjudicar la Refinería del Pacífico a una empresa privada, como dice el joven ministro de Comercio Exterior (Líderes marzo 19/2018), cuando el ministro de Hidrocarburos dijo que hay que gastar USD 3 000 millones más en obras complementarias y necesarias para una refinería. Es decir que con los USD 1 500 millones que ya se malgastaron vamos a invertir USD 4500 millones en favor de la empresa que quiera hacer dicha obra, con lo cual la gasolina que se produzca sería la más costosa del mundo e imposible de exportar. El apresuramiento y la falta de conocimiento de la complejidad de estas grandes obras son factores que generan ilusiones costosísimas, tal como ya ocurrió con el macro error de Correa al respecto.

Cobrar deudas tributarias

El gobierno debe apoyar fuertemente al SRI y darle las herramientas legales y tecnológicas para que proceda a recaudar los impuestos que están impagos, cuyo monto supera los USD 4 000 millones, de los cuales la mitad estaría cerca de una pronta solución jurídica, que aliviaría la penuria fiscal y haría innecesario aumentar impuestos. Los empresarios concernidos deberían preferir no litigar tanto y por todo, si han logrado con su trabajo obtener utilidades, en un momento delicado de la economía ecuatoriana que requiere corresponsabilidad fructífera de todos, para disminuir las necesidades de endeudamiento y poner en marcha un plan nacional creíble de transición política y económica.

Suplementos digitales