Tema

Washington Herrera

‘Internet para todos’

Para romper con el inmovilismo histórico del “saber pensar” y entrar en la modernidad con razones para el optimismo debemos admitir que el internet es un derecho humano. Si queremos hacer algo trascendente no solo se debe ofrecer igualdad de oportunidades a los ecuatorianos que salen al mercado laboral sino capacitarles a base de una educación digital que les dote de competencias para aprovechar esas oportunidades; porque si no es así la gente pobre no va a poder superar el retraso estructural que determina que siempre será pobre.

Aumenta la inequidad

Antes de la pandemia la equidad social sufría el impacto del estancamiento económico y cuando aquella sobrevino aumentó drásticamente el empobrecimiento de los sectores vulnerables al retroceder el empleo de jóvenes y mujeres y los ingresos de los micro emprendedores informales que carecen de protección social. Ahora tenemos un millón de ecuatorianos que sufren las carencias de lo básico sin que la sociedad tenga conciencia moral frente a lo que ocurre.

Un candidato serrano

Frente a tantos candidatos costeños –algunos egoístas y obscenos - debe surgir ya un candidato serrano con opción de clasificarse a la segunda vuelta. Él debe ser un líder honesto y competente para ser jefe de Estado en el momento más crítico de nuestra historia económica y social. No hay duda que las dos regiones más importantes del país tienen características diferentes: sociológicas, económicas, políticas, que determinan visiones distintas y comportamientos diferentes en contextos históricos y geográficos particulares, pero cuya convivencia afortunadamente complementaria nos ha permitido subsistir como un país unitario.

Millonarios patriotas

El mundo evoluciona hacia una economía participativa. 83 super millonarios de Estados Unidos, Canadá, Alemania, Reino Unido, Dinamarca y Nueva Zelanda, entre ellos la heredera de Walt Disney Inc., un ex director de una firma grande de inversiones como BlackRock (que gestiona bonos del Ecuador) solicitan “la subida de impuestos a los más ricos, como ellos, para contribuir a la recuperación económica ante el daño que causará la pandemia.” Los firmantes principalmente de Estados Unidos aseguran que “el dinero se necesita desesperadamente ahora y seguirá siendo necesario en los próximos años, a medida que el mundo se recupere de la crisis” (EFE).

El candidato

La inflexión para revertir el caos que vivimos exige que quien aspire a ser presidente deba estar preparado para conducirnos hacia un país justo, una democracia justa, con menos desigualdades. Un candidato serio debe demostrar que está apto para ser Jefe de Estado, con trayectoria correcta, que en su vida haya resuelto acertadamente problemas importantes y goce de un prestigio auténtico, para no fracasar como los improvisados que suben al poder y no saben qué hacer con él, que no sea lo que les conviene a ciertos grupos de presión que logran todo con presidentes incompetentes y débiles. Debe tener una personalidad reconocida para enfrentar a los corruptos y codiciosos quieren enriquecerse a costa del Estado y ser obedecido en base a su credibilidad y persuasión democrática.

Dolarización debilitada

Es lamentable constatar que la injusticia social en el Ecuador es irreversible porque quienes tienen la riqueza del país no están dispuestos a contribuir para que la dolarización no peligre, pues sea cual sea la política económica si no hay dólares en el territorio nacional vendrá la debacle por el empobrecimiento general, como en Venezuela, del cual solo se salvarán los que han sacado divisas al exterior. Este es el tamaño y la gravedad de nuestra situación.

Más pobres

En el último quinquenio ya aumentó el número de pobres porque la economía se estancó y ahora la pandemia está profundizando el empobrecimiento porque no se puede vencer a la avaricia de los que tienen la riqueza del país. Mas bien los trabajadores aceptaron contribuir a partir de salarios de USD 720.

Pagar o no pagar la deuda

El Ecuador quiere pagar la deuda externa pero no puede más. El mercado y los tenedores de bonos están reconociendo esta nueva realidad y por eso el riesgo país se ha disparado a alrededor de 4.500 puntos. El estancamiento ecuatoriano pre coronavirus ya presagiaba grandes dificultades y ahora, la profunda recesión causada por el virus y la volátil baja del precio del petróleo y de las demás exportaciones imposibilitan que el Ecuador tenga con qué pagar la deuda a los bonistas. El tan criticado pago de USD 325 millones que dejó sin dinero para atender la emergencia sanitaria debe ser la última acción errática pues solo posterga el impacto del default por treinta días.

Subir el IVA 2%

Lo más sencillo, práctico y seguro es subir el IVA del 12 al 14 por ciento, tal como se hizo con motivo del terremoto de Manabí y Esmeraldas, cuando recibió el apoyo del todo el país solidario y la economía no se afectó como dicen los interesados en mantener sus privilegios. El IVA es un impuesto de fácil recaudación, que rinde inmediatamente y que es el que menores elusiones y evasiones sufre porque el SRI lo maneja bien. El IVA no se cobra a los alimentos básicos ni a los medicamentos y no afecta a la gente muy pobre que es la que está sufriendo carencias calamitosas.

Más desigualdad

Si el Gobierno toma la decisión política de no ser neutral en las próximas elecciones y pone un candidato de su seno aumentará la desigualdad económica y social, porque no podrá aplicar ninguna decisión racional en la conducción del país sino la desgastada demagogia clientelar que tanto daño está haciendo a la población pobre. Entonces seguirá en franca caída la actividad económica y continuará aumentando el desempleo y el riesgo país porque no se podrá demostrar a los agentes económicos de dentro y de fuera que hay posibilidades de revertir seriamente la recesión en la que estamos entrando.

Suplementos digitales