Tema

Washington Herrera

Saneamiento para todos

EL literato Vargas Llosa asimila la calidad del desarrollo a la calidad del inodoro cuando con toda razón afirma que "donde vacían su vejiga y sus intestinos los seres humanos es el factor determinante para saber si están todavía en la barbarie del subdesarrollo o han comenzado a progresar". Es que si no hay acceso universal a la dotación de agua de buena calidad y a los servicios de alcantarillado con buen tratamiento de las aguas residuales la calidad de vida no mejora y, por el contrario, es fuente de enfermedades recurrentes y masivas.

Tiempos de equidad

Por fin ha llegado a Sudamérica el tiempo histórico de la equidad como prioridad conceptual del desarrollo. Gobierno que no aplique esta tendencia política no tendrá porvenir y candidato que quiera triunfar en elecciones no podrá sustraerse a esta concepción para una buena gobernanza. Han pasado varias décadas en que nuestro continente ha estado por detrás de Asia y África en materia de inclusión social y económica, pero lo que estamos viendo ahora nos induce a pensar que esto está cambiando.

A trabajar por el país

A estas alturas cabe un lugar común: "Todo reclamo es tarde". Ahora todos los ecuatorianos debemos trabajar por el país y tanto el Gobierno, que tiene la responsabilidad y la obligación de acertar, como la empresa privada, deben cambiar la actitud de encono pues ya hemos perdido mucho tiempo y energía en disputas y hemos demorado demasiado en mejorar la lenta operatividad del país. Necesitamos entrar en la modernidad rápidamente para crecer cualitativamente y continuar redistribuyendo el ingreso con equidad.

El futuro político

A este paso la oposición política no va a tener espacio en el año 2017, como ahora sucede en Argentina, Nicaragua y Bolivia. El trabajo del presidente Correa durante seis años para que la gente pobre participe en la economía nacional, eleve su autoestima y aumente la inclusión social ha dado sus frutos electorales porque la mayoría de la gente está contenta. Los primeros resultados son tan abrumadores que ni siquiera se puede argumentar como causa a la dispersión de los candidatos contradictores, pues sumados los votos de estos apenas sobrepasan las dos quintas partes.

Debate por TV

Para que los votos sean conscientes el elector debe por lo menos conocerle al candidato y si puede percibir lo que propone si fuera electo, mejor todavía. Para que sea conocido no hay un medio más eficaz que la televisión, desde cuya invención se ha consolidado lo que Regis Debray caracterizó como la telecracia, en donde político que no aparece en televisión simplemente no existe.

El trabajo político

Ingresar a la participación política directa para servir a los demás es una decisión noble no exenta de riesgos para la vida personal. Usualmente se la suele ver como una ambición subalterna para satisfacer un ego o como la vía para enriquecerse. Pero si realmente se quiere hacer política honesta encausada para trabajar por la prosperidad del país, dicha participación se la debe analizar con un enfoque positivo y constructivo. Esto pretendo hacer al decir que en esta campaña electoral podemos resaltar varios aspectos con ética política.

¿Chavismo sin Chávez?

El mexicano Enrique Krauze en su libro ‘El poder y el delirio’ (2008), afirma que para salir de Chávez en Venezuela habría de suceder 3 episodios: 1) Que el pueblo venezolano desdiose a Simón Bolívar, lo cual es improbable; 2) que surja un líder más carismático que Chávez, difícil, y 3) que baje sostenida y drásticamente el precio del petróleo, que no se vislumbra. Pero la situación actual introduce dos elementos que los opinadores imparciales no podemos soslayar: los resultados de las elecciones seccionales donde el chavismo, sin la presencia física de Chávez, ganó en las 23 de las 26 gobernaciones y el factor sentimental por la enfermedad de él.

Opción de poder

En un país subdesarrollado, en donde es obligatorio votar, la opción de poder se inclina hacia quien cautive a la masa mayoritaria de electores, que carece de información política, ni le interesa. Por eso es que el movimientismo electoral está sustituyendo a los partidos políticos y tiene mejores posibilidades de conseguir este voto mayoritario. Los tiempos han cambiado, las ideologías ya no pesan porque sus fronteras se borran a medida que los clientes electorales son personas sin formación pero con necesidades insatisfechas. Surge entonces con fuerza el populismo que es políticamente incorrecto aunque electoralmente efectivo.

El discurso de la victoria

‘Queremos un país que no esté debilitado por las desigualdades”, dijo Obama y anunció: “lo mejor está por llegar” para generaciones, “que necesitan nuevas oportunidades, nuevas seguridades, para aquellos que estén dispuestos a trabajar duro, no importa de dónde vengan ni qué aspecto tengan, ni que sea negro, blanco, hispano, asiático, indio americano, joven, viejo, pobre, rico, capacitado o discapacitado, gay o heterosexual”.

No hay oposición

No ha habido ni hay una oposición política sistemática al gobierno de Correa, que hubiese podido constituir en una alternativa de gobierno en el 2013. Me refiero a aquella que se hace todos los días, sin desmayo, sobre la base de la contradicción política en temas de fondo y particularmente en los que interesa a la gente, porque no ha habido líderes con mensajes contundentes, provocativos y capaces de persuadir a crecientes seguidores de sus ideas básicas. Entonces el gobierno de Correa ha ocupado casi todo el espacio político para implantar su reformismo izquierdista.

Suplementos digitales