Tema

Washington Herrera

Primeras definiciones

Mirando más allá de su inmediatez el Gobierno ha definido su política de Estado en materia de hidrocarburos, con metas ambiciosas pero alcanzables.

¿Porqué no hay inversiones?

La lógica de los inversores es la rentabilidad y la seguridad. Entonces ¿qué debemos hacer?: ordenar la economía haciéndola predictible para ofrecer proyectos rentables y empleadores, ahora que hay un gobierno amigable con la inversión, pues la sola exoneración de impuestos no es suficiente para entrar en el radar de los inversores serios.

Abismo social

La desigualdad creciente que constatamos reclama de la sociedad ecuatoriana acuerdos esenciales sobre temas trascendentes.

Lasso y la elite

El alineamiento político en la Asamblea Nacional facilita la gobernabilidad de una derecha en camino hacia el centro junto con sectores izquierdistas no contaminados por la corrupción.

Tiempos de pragmatismo

Pragmatismo es adaptarse a la realidad como un método para alcanzar efectos prácticos. Vietnam creció al 15% anual cuando aplicó lo mejor del capitalismo manteniendo su sistema político socialista y Portugal salió del hueco con gobiernos derechistas que atendieron problemas postulados por la izquierda política.

Yo te ofrezco

“Busca quién te dé”. Al significado de este refrán se ha reducido la campaña electoral, porque la demagogia es inevitable en países con poco desarrollo político. Más aún cuando el Ecuador atraviesa por una crisis muy compleja, caracterizada por una tendencia inexcusable hacia el empobrecimiento de más gente, causado por gobiernos inexpertos e irresponsables más los efectos terribles de la pandemia, que está empujando a la emigración de muchos ecuatorianos como hace 20 años.

Señores asambleístas

Ustedes y los próximos serán corresponsables de continuar aumentando el número de pobres o de revertir esta perversa tendencia por la cual 5’600.000 ecuatorianos perciben menos de 85 dólares mensuales. Este es el tamaño de nuestra injusticia social.

Frente amplio

Debemos admitir que el sistema político ecuatoriano ha periclitado. Por eso es imperativo renovar completamente las estructuras con actores idóneos y creíbles, para sobre bases imaginativas construir desde ya un futuro prometedor, en donde haya no solo conexión emocional sino racional. Vivimos una era en donde la política no atrae por indecente, y seis millones de jóvenes necesitan participar con nuevos temas e intereses cuando se creen formas flexibles de alineamiento político.

Consecuencia de la desigualdad

Los finalistas deben profundizar sus propuestas para bajar la dramática inequidad que soporta la mayoría de la gente y enfrentar la crisis económica y social profunda que sufre el Ecuador, anunciando las medidas correctas que tomarán. En la segunda vuelta ya no caben planteamientos en el aire porque el pueblo está saturado del populismo infantil. ¿Quién puede creer que pueda hacer obra pública si no hay ingresos fiscales o que la dependencia del endeudamiento va a terminar sin pagar la deuda? ¿Quién puede creer que se puede inventar dólares falsos para regalar a los pobres y al mismo tiempo mantener la dolarización? Ésta debe ser fortalecida con hechos y no con palabras insinceras, para que no seamos empujados al abismo que aumentará la pobreza como en Venezuela.

Vendedores de humo

Ofrecer USD 1 000 a un millón de personas es demasiado bueno para ser cierto, ya que es imposible cumplir porque no habrá esta suma en dólares verdaderos sin préstamos del Banco Central al Ministerio de Finanzas y porque aun habiendo afectaría la viabilidad de un programa económico solvente, de un adecuado manejo de las finanzas públicas y de una disminución del riesgo país a menos de 200 puntos, para bajar las tasas de interés y traer inversiones. Si se quiere tomar el dinero de los depositantes del sistema bancario y las cooperativas de ahorro, la ciudadanía se levantará para defender sus dólares y cualquier gobierno que haga esto corre el riesgo de ser derrocado. Si desean ayudar a los pobres y aumentar su consumo para activar la economía deberían obtener recursos a base de contribuciones impositivas de los multimillonarios que han acumulado riqueza durante los 40 años de explotación petrolera.