Tema

UPC

Moradores satisfechos con reapertura de las UPC

Luego de la reapertura, hace dos semanas, de 46 Unidades de Policía Comunitaria (UPC) en diversos sectores de Quito, los moradores dicen estar satisfechos. Según los vecinos, los patrullajes que realizan los policías han devuelto la calma a los barrios.

Ministerio del Interior reabrió las últimas ocho unidades de Policía

La tarde de ayer, lunes 10 de febrero de 2014, el Ministerio del Interior reabrió las últimas ocho Unidades de Policía Comunitaria (UPC) en el centro norte de Quito.

El Gobierno reabre unidades de Policía por la protesta ciudadana

Fue una medida inesperada. Entre el jueves pasado y ayer, el Ministerio del Interior reabrió 38 Unidades de Policía Comunitaria (UPC) en varios sectores populares de Quito.

Las UPC de Rumiñahui serán reorganizadas

Varias de las infraestructuras del cantón se financian con aportes de los moradores.

UPC nuevas, Policía deficiente

Ante un robo, fui a solicitar ayuda en el flamante UPC de Tisaleo (Tungurahua). En las instalaciones modernas y limpias había dos policías que no sabían ni cómo se enciende una computadora, peor se ubicaban en el mapa del cantón.

El primer UPC que tiene Ojos de Águila

La Unidad de Policía Comunitaria del barrio Quito Tenis, en el norte, es la primera que cuenta con el sistema Ojos de Águila.

El nuevo sistema integrado contra la inseguridad se inauguró anoche

Los vecinos del barrio El Arbolito aprendieron a protegerse de la delincuencia. En este sector del cantón Durán, vecino de Guayaquil, los moradores están organizados para cuidarse. Es una estrategia informal, pero ellos creen que funciona ante un delito. Se alertan por teléfono, y cuando lo consideran necesario, llaman a la Unidad de Policía Comunitaria (UPC). “Somos unidos, no dejamos que venga gente dañada de afuera, no permitimos pandillas ni droga ni robos”, dice Norma Cambridge. En esa barriada no hay un comité formal contra la delincuencia, brigada barrial ni sirena comunitaria. Aun así, los vecinos dicen que están ahora más protegidos. “Cuando pasa algo con algún vecino, enseguida llamamos a la Policía”, cuenta la vecina. Aída P., quien habita tres cuadras más adelante, también dice que hay personas que vienen desde afuera. “Hay pandillas de muchachos que viven al fondo, pero por aquí no”, asegura. Según los vecinos, la presencia más permanente de los patrulleros de la Policía a