Tema

rock

Músico reprende a fan que encerró a su hija para ir a concierto de rock

El roquero argentino Ricardo Mollo interrumpió un concierto ante miles de fans el fin de semana para sermonear a uno de los espectadores: un padre que había encerrado a su hija en su auto para asistir al recital.

‘†††’, la faceta más sutil de Chino Moreno

Cuando un miembro de algún grupo reconocido decide expandir sus horizontes en uno o más proyectos paralelos, usualmente lo hace con el fin de transitar por vías musicales diferentes a las de su acto principal. Sin embargo, hay ocasiones -especialmente si se trata de vocalistas-, en las que los trabajos alternos de estos artistas pueden ser escuchados tanto por sus seguidores establecidos, como por un público no muy familiarizado con su anterior producción.

Arctic Monkeys, cabeza de cartel de los festivales de Reading y Leeds

El grupo de indie rock británico Arctic Monkeys será cabeza de cartel este verano en los festivales de Reading y Leeds (Inglaterra), según avanzó la organización de ambos eventos y recogieron hoy medios locales.

El rock de los Jijón es desconocido en Quito

En 15 años, estos multiinstrumentistas han grabado seis discos de varios estilos -sin contar con las producciones que editaron por separado- y han tocado en Chile, Argentina y en Nueva York, incluyendo lugares icónicos como el CBGB. Sin embargo, la pregunta "¿y quiénes son los Jijón?" es común, incluso entre músicos locales.

‘High Hopes’ ya está a la venta

En la portada de su último álbum, Bruce Sprinsteen aparece tal y como lo ven sus fans: en forma, con atuendo rockero y la guitarra eléctrica al hombro. Y es que a sus 64 años, el "Boss" sigue siendo casi un héroe juvenil que con 'High Hopes', a la venta desde mañana, tampoco defraudará.

Pixies renace entre hechizos y surrealismo

Luego de un silencio musical de más de 20 años, Pixies regresa a la escena musical con letras y sonidos renovados acompañados de una producción audiovisual entre experimental y abstracta.

Metallica para ‘dummies’

De repente, con el anuncio de su llegada, Quito se volvió curioso por Metallica. Pese a que los conocedores de la discografía del grupo desde 'Kill 'em All' (1983) hasta 'Death Magnetic' (2008) se quejen, en el concierto del 18 de marzo abundarán los que no pasan más allá de gustar de los sencillos que sonaron en los 90; por ejemplo Enter Sandman, Until It Sleeps o Fuel.

Los roqueros llevan su pasión tatuada en la piel

El sol inclemente hizo que muchos roqueros se desprendieran de sus chompas, la mayoría de cuero. El furor y la algarabía era el factor común entre los cientos de personas que participaron del Festival de la Concha Acústica, el pasado martes, en el sur de Quito.

Barbas en remojo

Lo de ZZ Top es el blues-rock (en su buena época, jalando más hacia el blues) sin rodeos ni sofismas de ninguna naturaleza, la verdadera música sureña incorruptible, ese tipo de sonido a un tiempo pantanoso, grasiento y denso que no llega a ser complejo. Es también banda sonora de carretera, música para estar a cargo del volante en una autopista de largas rectas. También es una invitación para acoderarse en la barra de alguna cantina y hacerse daño, para reunir a los amigos en una tarde soleada. El de ZZ Top es igualmente un modo pantanoso, poderoso y macizo, propio de un trío que se conoce las cosquillas desde hace décadas. La pena es, en cambio, la imposibilidad de la banda de reciclarse, de progresar sin caer en lo huachafo, sin dejarse tentar por las modas y por las malas ideas del mercado. Es de la misma manera lamentable que no hayan logrado sofisticarse a diferencia, por ejemplo, de los Allman Brothers. Así, estos tejanos, me parece, tienen luces y sombras, pros y contras.

Hagamos un trío

En el caso de la banda canadiense Rush -hace poco aceptada al Salón de la Fama del Rock- se funden dos características que la hacen uno de los más grandes grupos de todos los tiempos: por un lado su autoridad como trío y en la otra vertiente haber llevado su música a las límites mismos del virtuosismo y de la complejidad. Es que en Rush se dan la mano la solidez y el funcionamiento de reloj suizo que solo pueden alcanzar los músicos bien cohesionados y los proyectos con ambición de trascendencia. En términos de vinos y manjares, Rush es el maridaje perfecto entre el rock de altos voltios, la maestría (individual y en conjunto) de sus tres miembros y el apetito (por suerte realizado) de crear un sonido único, a medio camino entre la dureza, la pesadez y lo sinfónico, una amalgama entre lo compacto y lo progresivo. En pocas palabras, un sonido que no deja zonas grises, en el que todas las tuercas y los tornillos están perfectamente ajustados, en el que no hay espacio para fisuras de natu