Tema

paramos

El páramo es una reserva natural de agua que requiere cuidados

Nubes, llovizna, pajo­nales y frío lo han convertido en un lugar poco habitado y de aspecto improductivo; pero no es así. Las pequeñas plantas del ecosistema páramo, único en Colombia, Venezuela, Perú, Costa Rica y Ecuador, albergan vida porque en sus hojas reposa y se almacena agua.

Los comuneros de Tungurahua aprenden a cuidar sus páramos

Conseguir agua para regar los sembríos y para beber, en Tungurahua no depende solo de los nevados que le rodean como el Carihuayrazo y el Chimborazo. La población de esta provincia se abastece de los páramos andinos que circundan a los cantones tungurahuenses. Las montañas del noroccidente y sur de Ambato presentan una cobertura vegetal esponjosa, que los indígenas la denominan Tumbuso. Los técnicos prefieren llamarla almohadilla. Cuando se camina por estos fríos parajes, parece que se desplazara sobre en una gigantesca esponja húmeda. A cada paso, los pies se hunden en esta extensa alfombra verde cubierta de este tipo de vegetación andina. Para el guardabosques nativo, José Antonio Sisalema, el tumbuso retiene el agua. En tiempo de sequía, esa planta le devuelve a la naturaleza, a través de la evaporización, el líquido con las precipitaciones pluviales en la zona. Sisalema cuenta que el tumbuso estuvo a punto de desparecer, porque los habitantes de esas localidades pastaban el ganado

Suplementos digitales