Tema

juan esteban guarderas

¡Médicos a la cárcel!

Dos aparentes y grandes sorpresas en Venezuela y Ecuador. Digo aparentes porque si lo pensamos bien no son hechos sorpresivos, y también porque ya nos tienen acostumbrados a estas locuras.

Covid-19: abróchense el cinturón

Sé que hay que preocuparse, lo sé. La Organización Mundial de la Salud, los ministerios de Salud del planeta entero tienen una posición unánime, hay una crisis sanitaria.

El baile de los ratones

El juicio del caso Sobornos es un thriller que nos tiene al borde del asiento. Está en juego nada menos que la candidatura y el retorno de Correa. Recordemos que – por ejemplo – si es candidato a la Asamblea por la circunscripción de Europa, Asia y Oceanía, con el voto duro que con que ya cuenta de seguro, ganaría. Y, podría venir al país con una sonrisa de oreja a oreja, sin que los juicios pendientes (Balda, Sobornos, y los que haya) le puedan preocupar. Su inmunidad parlamentaria le protegería. Ecuatorianos abróchense los cinturones.

Feminismo políticamente incorrecto

Lo digo de frontón: si una mujer sin la formación adecuada o experiencia a llega a un puesto elevado y su gestión es deficiente, esto no apoya a la causa feminista. La perjudica. Y, su defensa a ciegas, a pesar de sus errores, no construye al feminismo; lo desbarata. Ojo, no me refiero a cuando se desacredita a mujeres por de serlo.

Palo que se tuerce

Este mundo es divertido. ¿Saben cuál fue en 2019 una de las mejores ventas de libros por Amazon? Nada menos que el Reporte del Consejero Especial encargado de investigar la interferencia de Rusia en las elecciones estadounidenses del 2016, también llamado Reporte Muller. Corrijo mi oración de inicio; este mundo parecería ser un mundo de nerds.

NATO con pan

Hoy son fiestas de Quito. Dado que no tenemos una abundancia de cosas que celebrar en esta ciudad -tan venida a menos-, se me ocurrió una forma de homenajearla. Criticando lo que va mal en otros países. Les soy franco, es la única forma que hallo de enaltecer y aupar lo que tenemos sin caer en un discurso mentiroso.

Fraude a vista y paciencia

Tenía un sombrero boliviano indígena (bombín) espléndido. Lo portaba como si fuera una extensión natural de su cabeza. La ex presidenta del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia, María Eugenia Choque, usaba un atuendo indígena con el rigor de quien quiere mostrar sus orígenes. “Para nada, es totalmente mestiza. Toda su vida se vistió con ternos. El bombín y atuendo indígena se lo clavó cuando quiso congratularse con el MAS de Evo Morales.” Ante mi incredulidad, me mostraron fotos.

Convulsiones de enfermo

Cuando era pequeño vi a un compañero de clase convulsionar. Me quedé pasmado ante la violencia del ataque. No sabía qué hacer, ni siquiera sabía qué pensar. El cuerpo parecía estar tirado simultáneamente por varias fuerzas contrarias, parecía que se partía. El episodio me quedó grabado en la mente como un hecho misterioso, luego cuando fui aprendiendo descubrí que no era mágico y que con una buena lectura de las condiciones de mi compañero incluso era previsible.

Inglaterra implosiona

El populismo es el cianuro de la democracia. Desmantela las instituciones y el imperio de la ley, todo al servicio de ambiciones de poder. Repitamos todos como si fueran letanías, “si lo sabremos nosotros, si lo sabremos nosotros…” ¿En nuestras últimas décadas habrá algún mal nacional que no pueda reconducirse a nuestro gusto por el populismo (y su derivado, la blandura con la corrupción)? Algo estamos intentando despegarnos del punto bajo histórico que se llegó con Correa, pero no parece que nos descontaminamos del todo. Por ejemplo, Luis Verdesoto y Enrique Pita hicieron sendas denuncias de posibles fraudes/irregularidades en las últimas elecciones en ciertas provincias. También se presentaron irregularidades en los totales de electores en las actas a nivel nacional. Pero como si nada hubiera pasado. ¿No son escándalos prioritarios? ¿Nada que merezca atención de las instituciones? Podríamos pensar que la más vieja democracia estaría a salvo. Para nada. El populismo la está devastando

Impunidad

¡Deléitense con el enigma de la impunidad! Para quienes les gusta resolver acertijos, este debe ser el mayor reto. Por un lado, es tan salvaje el número de supuestos de corrupción del correato, que uno se pregunta de dónde sacará la Fiscalía las capacidades para las pesquisas y los enjuiciamientos a las que está obligada. Pero precisamente por el monto de casos y el tiempo transcurrido, lo lógico sería que se hubiese logrado progresos significativos; en realidad los avances son exasperantes. Hace tres meses – junto con la Comisión Anticorrupción – presenté 39 casos de presunta corrupción cuya configuración era tan básica y risible, que yo creería que serían las investigaciones más simples del universo. No me pregunten por los avances si no quieren deprimirse.