Tema

juan esteban guarderas

El mafioso solitario

Luis Loyo cumplía una condena de 9 años en Latacunga por falsificación de documento público, pocos meses después asumió el importante cargo de Director Nacional de Procesos Electorales en el CNE. ¿Se les ocurre algo más paradójico? Les pongo un reto estimados lectores. A que no son capaces de imaginar un puesto de funcionario, cualquiera, donde sea más ilógico, dañino e incoherente colocar a un convicto por falsificación de documentos públicos. Este país está loco.

Implorando a asambleístas

¡Qué idiota yo! Resulta que la Asamblea ha hecho un rol espléndido de lucha contra la corrupción y ni me he dado cuenta. ¿Ya se legisló suficiente? ¿Ya tenemos el cuerpo de leyes perfecto para impedir nuevos casos, enjuiciar los existentes y recuperar el dinero? ¿Aprobada la Ley de Extinción de Dominio? ¿Ya fiscalizaron y enjuiciaron a todo el chorizo de funcionarios corruptos? Debe ser, porque tienen la pachorra de quien camelló incansablemente y ahora se merece acostarse pesadamente en un sofá a tomar margaritas.

La profundidad correísta

La corrupción hay en todo el mundo, aquí y en la Cochinchina. También se sabe que los sistemas de control y sanción pueden fallar, aquí y todos los países. Pero, ¿cuál es la diferencia con Ecuador?La impunidad como principal resultado del sistema. A los mecanismos de control y sanción se los estructuró – a propósito – en la década correísta para asegurar la impunidad. En otros países las instituciones de control y sanción trabajan y ocasionalmente se rompen. Aquí el aparato es inoperante, solo que cada cierto tiempo funciona. ¿Quién se sorprende que haya tanta corrupción, si no hay una institucionalidad para identificar, procesar y castigar a los ladrones?

El regalito que nos dejan

La crisis económica del covid-19 es de magnitud sideral. Es un cometa. Si nosotros usábamos metáforas de tempestades o terremotos para las agresivas recesiones pasadas, esto es un cometa. “Una crisis como ninguna otra”, así describe el FMI el golpe a nivel global, y –lo más importante– hay que considerar que el Ecuador estará bastante más golpeado que la media.

La muerte cultural

No hace mucho tiempo estuve con un francés en una conocida librería en un centro comercial. “¡Qué bien que Vásconez esté junto a García Márquez, Borges y Cortázar!”, exclamó. Sin embargo, el extranjero no pudo reconocer otros rostros de la literatura mundial que figuran en el enorme póster que es el principal elemento decorativo del local.

Pandemia y populistas de derecha

Alguna vez que critiqué a los terroristas palestinos me acusaron de defender las acciones militares israelíes. No, para nada. Hay como ser críticos con los dos. La posibilidad existe. El mundo no se puede simplificar en diadas de opuestos. Espeluznarse del correísmo no quiere decir que uno sea partidario de Lenin, para nada. La alternativa para los populismos de derecha, no son los regímenes del llamado socialismo del siglo XXI de América Latina. En realidad, los socialismos del siglo XXI no son una alternativa a nada (en su mayoría son mafias corruptas que se apoderaron de un discurso que les permitía gastar más para robar más). El antídoto para los últimos años del Ecuador no es Trump, la solución para el chavismo no es Bolsonaro.

Carnaval de corrupción

“Somos el único país del mundo en el que, durante esta pandemia, los fiscales tienen más trabajo que los médicos.” Así ironizó la situación del país la cuenta de Twitter de Cuentero de Muisne. Es seguro que las generaciones futuras se preguntarán qué pasó en el país durante la pandemia, y nos pregunten de cómo el Ecuador la encaró. “El país reaccionó al covid-19 con más corrupción,” no quiero imaginar las caras cuando yo les responda esto.

¿Caben nuevas esperanzas?

A veces me debato, ¿cómo explicar mejor el Estado ecuatoriano? ¿Construimos solo un castillo de naipes, la corrupción impidió cualquier fundamento estable, a merced del soplo de una catástrofe para venirse abajo? O, ¿es mejor explicarlo como un cuento para niños? ¿La democracia, la institucionalidad, son una ficción que nos ayuda a ser felices, como Papá Noel?Correcto, se podrían formular mil metáforas, todas acertadas, todas pesimistas. ¿Entonces qué? ¿Bajar los brazos?

No se agotan las armas

Sergei Magnitsky murió a causa de una ruptura de la membrana abdominal por causa de golpes, y traumatismos craneoencefálicos. Su cuerpo torturado fue hallado con marcas de quemaduras de tercer grado en las piernas. “El señor Magnitsky finalmente murió en terribles circunstancias en prisión preventiva luego de haber sido golpeado con toletes de goma, los cuales eran utilizados para ‘pacificarlo’ cuando gritaba en agonía.” Así lo establece el Reporte 14661 del Consejo de Europa. Su crimen: haber denunciado actos de corrupción por parte de funcionarios rusos. Y, tal vez en poco su vida tenga implicaciones para el Ecuador.

¡A salvar la dolarización!

Aquí van algunas hipótesis mías. Sé que son osadas, pero las considero altamente probables. Yo creo que Correa desistió de su nueva reelección y su perpetuación en el poder porque se le acabó el dinero. Él no podría gobernar más como adolescente con tarjeta de crédito. Entonces, el tan valiente, el tan excelso economista, ¿se enfrentó a la escasez y se adaptó a la nueva realidad? No, se largó.