Tema

Gabriela Rivadeneira

Rivadeneira autorizó el allanamiento de la oficina de Cléver Jiménez

Un documento encontrado esta mañana, 2 de enero de 2014, en el despacho del asambleísta Cléver Jiménez involucró a la presidenta de la Asamblea Nacional, Gabriela Rivadeneira, con el allanamiento de esta oficina.

Gabrielita ¿qué come?

Con verdadera pena y sorpresa leo unas declaraciones de la señora Gabriela Rivadeneira, presidenta de la Asamblea, por los cuales manda a comer mierda a los ricos y me quedo perplejo ya que ella misma es una persona, de lo que tengo entendido, de una cómoda situación económica y muchos de sus pares y altos y medianos funcionarios del Gobierno, dejaron de ser pobres, o nunca lo fueron, para, con toda justicia distributiva, han pasado a ser nuevos ricos y muchos de los ricos empresarios están con el actual statu quo, de allí que a ellos más que otros deben haber caído muy mal tan inesperada declaración de la señora Presidenta. Claro que estoy de acuerdo en que los pobres dejen de ser tales y suban su calidad de vida, pero ese virar la tortilla, no debe servir para acrecentar el odio de clases, diciendo que ahora les toca a los pobres comer pan y a los ricos, sean nuevos o viejos, mandarles a comer heces. Eso se puede volver un bumerán. Lo lamento, pero no es una persona con ese pensamien

Ajustando la mordaza

La Asamblea Nacional e cuatoriana aprobó una Ley de Comunicación que ha sido llamada la "ley mordaza". A través de ella, se han creado organismos gubernamentales que establecerán normas "éticas" a las que se deberán ajustar los contenidos transmitidos por los medios de comunicación y que podrán auditar y sancionar a estos últimos y a sus periodistas. Además, la ley divide en tercios el espectro de frecuencias radiotelevisivas para futuras cesiones con la siguiente distribución: 33% para estaciones privadas, otro 33% para las del Estado y un 34% final para organizaciones comunitarias, restringiendo así la posibilidad de los medios privados que incomodan al oficialismo de acceder a dichas frecuencias.

La nueva utopía

El discurso inaugural de Gabriela Rivadeneira, presidenta de la Asamblea, ha causado deliro en las masas verde flex. La temática discurre por varios géneros literarios y subgéneros narrativos: inicia con el bucólico o pastoril, continúa con el dramático, la epopeya, recurre al mítico y al litúrgico para aclamar al dios de la revolución, cuya obra -según Gabriela- es la construcción del ideal inalcanzable e irreal, la utopía. Emplea el adjetivo "utópica" y su inflexión "utópicos", para calificarse a sí misma y calificar a sus camaradas del grafiti, esa "idílica" costumbre que profesaba Gabriela y otros utopistas antes de ejercer un cargo público. La sola mención del patronímico nos estremece, dada la santa devoción que la Presidenta profesa por el protagonista de su fantástica historieta. Yo prefiero la descripción de Borges (Utopía de un hombre que está cansado): ¨…los gobiernos fueron cayendo gradualmente en desuso, imponían tarifas, confiscaban fortunas, ordenaban arrestos y pretendí

Utopías y socialismo

¿Quién escribió -la pregunta no me parece ociosa- el discurso que leyó la presidenta de la Asamblea? Mal redactado, con puntuación escolar, lleno de mayúsculas innecesarias, contradictorio y oscuro, jactancioso y banal, recargado de inexactitudes, frases hechas, consignas desgastadas y lugares comunes, invocando personajes de distinta significación histórica (algunos falsamente paradigmáticos), atentando contra la lógica y mezclando sin sentido épocas y realidades, cae en una retórica insustancial pasada de moda, hace gala de una erudición cosmética y huera y termina siendo una demostración palmaria de maniqueísmo, falta de claridad conceptual y penosa confusión mental. Es un bodrio.

Suplementos digitales